Noticias
La Transpirenaica publicada en Rutas Pirineos

Rutas Pirineos publica la Transpirenaica

Rutas Pirineos pone el GR 11 a nuestro alcance publicando La Transpirenaica, en su sector catalán, a su más puro estilo: ofreciéndonos hasta el mínimo detalle de esta espectacular travesía, considerada una de las más bellas del mundo, y facilitándonos la logística hasta tal punto que prácticamente sólo nos tengamos que preocupar de caminar y disfrutar. Hoy nos explican el gran trabajo que conlleva publicar una travesía de esta envergadura y cómo se han servido de toda la tecnología TwoNav para hacerlo con la excelencia que les caracteriza.

Ya los conocéis bien y sabéis que hablar de Rutas Pirineos significa hablar del más puro y profesional montañismo. No es un simple portal de descarga, es la Old School del hiking (esa que conoce cada latido de la montaña, que la corre y la recorre, documentando cada rincón y sensación) llevada a los tiempos modernos y las tecnologías actuales, las cuales permiten abrir las puertas de su experiencia a un extenso público y ofrecer una precisión máxima. Una de sas últimas aventuras ha sido la publicación de la Transpirenaica en su sector catalán, una travesía de ensueño que nos ofrecen bien masticada, con todo el trabajo que ello conlleva. Ellos mismos nos lo explican.

La Transpirenaica publicada en Rutas Pirineos

Proyecto GR 11 – Publicación de la Transpirenaica en el portal de Rutas Pirineos.

A principios del año 2016 el equipo de Rutas Pirineos nos planteamos el reto de publicar en nuestro portal las 24 etapas catalanas de la Transpirenaica. Este itinerario de largo recorrido fue homologado en 1985 y enlaza el mar Mediterráneo y el mar Cantábrico por los Pirineos. De sus casi 800 km de longitud total, 375 km transcurren en Cataluña y 40 km en Andorra. La travesía de los Pirineos siguiendo el GR 11 -la Transpirenaica- está considerada como uno de los mejores trekkings del mundo, por su belleza y la diversidad de los paisajes que atraviesa. Naturaleza, montaña e historia nos sorprenden continuamente y hacen que la Transpirenaica se convierta en una de las aventuras más extraordinarias de nuestras vidas.

Estructuramos el proyecto en tres fases:

Fase 1. Análisis y planificación del recorrido.

El objetivo de esta primera fase era la definición del punto de inicio y final y el análisis del recorrido y puntos de paso más relevantes de cada una de las etapas para la posterior realización de la ruta sobre el terreno.
Para poder abordar estas tareas utilizamos el programa Land 8 de TwoNav y dos de las cartografías disponibles en el Land: la base cartográfica del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña y los mapas cartográficos digitales de la Editorial Alpina. Con el Land 8 pudimos determinar la longitud y desniveles estimados de cada etapa, el tipo de terreno de cada tramo y los puntos de paso y de interés más relevantes que en las fases siguientes tendríamos que documentar. Concretamente definimos 24 etapas que agrupamos en 4 bloques de trabajo sobre el terreno.

La Transpirenaica publicada en Rutas Pirineos

Fase 2. Documentación sobre el terreno.

El objetivo de esta fase era la documentación fotográfica del GR 11, la revisión y validación del recorrido de cada etapa y la identificación de elementos tales como los alojamientos disponibles a final de etapa, los puntos de agua disponibles, los puntos para proveernos de víveres disponibles, etc.
Para cada uno de los 4 bloques de trabajo nuestros guías disponían de la versión dibujada sobre mapa del track GPS de las etapas instalado en un dispositivo GPS Anima, la cartografía necesaria también instalada en el Anima y un dossier impreso para cada etapa con la información más relevante de puntos de paso y de interés.

La Transpirenaica publicada en Rutas Pirineos

Fase 3. Edición y redacción de los contenidos y programación web.

Una vez realizadas todas las etapas sobre el terreno abordamos la última fase del proyecto. Mediante el programa Land 8, para cada etapa depuramos los tracks GPS y marcamos los puntos de paso más relevantes. También editamos los croquis, redactamos los textos descriptivos y realizamos la selección fotográfica, todo ello de cada etapa.
¡Y ya lo tenemos todo a punto para la publicación en el portal de las 24 etapas de la Transpirenaica en su sector catalán y andorrano este próximo otoño!

La Transpirenaica publicada en Rutas Pirineos

Conclusiones

Para Rutas Pirineos -como empresa especializada en el diseño y documentación de rutas de senderismo y alta montaña– es fundamental la utilización de dispositivos GPS y de un software de análisis y edición de tracks. En este sentido, creemos que no hubiéramos podido abordar un proyecto como la publicación del GR 11 en el portal con la calidad, eficiencia y plazos que nos proponíamos sin la utilización del paquete tecnológico que TwoNav nos ofrece: software Land 8 + dispositivo Anima + mapas cartográficos digitales.

Alpinismo-montaña
Vista del Mont Blan

La cuna del alpinismo: el Mont Blanc

Si la ascensión al Mont Blanc es una de las más célebres en el mundo del alpinismo no es simplemente por tratarse del pico más alto de la Europa Occidental: es porque es una de las más majestuosas del continente y que todo amante de la montaña debería de hacer una vez en la vida. Hace unos días os dimos a conocer una de las rutas más frecuentes como mejor sabemos hacer: utilizando nuestro Land 8 para ofreceros una espectacular vista del recorrido en vuelo de pájaro. Hoy, os vamos a explicar algunas curiosidades sobre la cuna del alpinismo.

El Mont Blanc es el pico más alto de la cadena de los Alpes y, asimismo, el más alto de Europa, lo que le ha valido el sobrenombre de “El Techo de Europa”. Se sitúa a caballo entre el Departamento de Haute-Savoie, en Francia, y el valle de Aosta, en Italia (la frontera es motivo de controversia entre los dos países).  Para determinar la altitud precisa y cuantificar la evolución del mismo, expertos topógrafos ascienden periódicamente. La última medición conocida es 4808,73 metros.

La cumbre, objeto de fascinación en muchas obras culturales, ha representado durante siglos una meta para todo tipo de aventureros. La historia “humana” del Mont Blanc se remonta al 08 de agosto de 1786, cuando el Doctor Paccard, de 29 años y el cazador Jacques Balmat, de 24, fueron los primeros en llegar a la Cumbre del Mont Blanc, enfrentándose al reto que propuso Horace Bénédict de Saussure, el cual había ofrecido una cuantiosa recompensa al primer hombre que llegara a la cumbre. Esta ascensión marcaría el inicio del alpinismo y del montañismo. Los dos hombres tienen sus estatuas en una plaza en el centro de Chamonix.

Vista del Mont Blanc desde Chamonix

Hoy son muchos los alpinistas que frecuentan las rutas para subir al Mont Blanc, las cuales exigen una cuidadosa preparación. Y es que, sin duda alguna, la cima más alta de Europa ofrece uno de los más bellos paisajes de montaña del continente, con sus espléndidas vistas sobre los macizos del Jura, de Vosges y del Macizo Central, que maravillan a todo el que asciende. Quizás el Mont Blanc esté entre vuestros retos pendientes, como lo está entre muchos amantes de la montaña, o quizás lo estará desde hoy mismo. En cualquier caso, os volvemos a ofrecer el vuelo de pájaro que hemos preparado con Land 8 sobre la más emblemática ruta de ascenso a este impresionante pico, esperando que un día veáis la real con vuestros propios ojos. ¡Disfrutadla!

Noticias, Trail
midnight_trail_bcn2016-123

Galería fotográfica del Midnight Trail 2016

Fue la primera vez, pero no será la última. El pasado viernes TwoNav nos estrenamos como patrocinador oficial del Barcelona Midnight Trail y supimos que repetiremos, una y las veces que haga falta. Un recorrido único en el mundo y un ambiente espectacular hicieron de esta prueba, más que una carrera, una auténtica fiesta del trail running. Os hemos preparado una extensa galería de fotos gracias a la cual, los que no estuvisteis allí, podréis imaginar lo que se vivió, y los que sí, guardaréis para siempre el recuerdo de una noche mágica.

Esta es sólo una pequeña muestra de la completísima galería que ponemos a vuestra disposición. Para verla en su totalidad, pinchad aquí.

Noticias
La Unidad Canina de Rescate Rivas

La Unidad Canina de Rescate Rivas (UCR)

No, por una vez no hablaremos de lo estrictamente llamado “deporte”, si bien el rescate exige grandes cualidades físicas y, más aún, psicológicas. Esta vez os hablaremos de la Unidad Canina de Rescate Rivas, formada por David, Rubén, Antonio, Baloo, Kronos y el pequeño Talco. Sin duda es una de las colaboraciones de las que más orgullosos nos sentimos. Hemos hablado con David para que nos presente su asociación y nos hable de su labor. Seguro sabéis que es admirable, pero quizás no imaginéis hasta qué punto.

¿Qué es y quién hay detrás de UCR Rivas?

UCR-Rivas (Unidad Canina de Rescate de Rivas) es una Asociación sin ánimo de lucro destinada a la búsqueda y rescate de personas. Está formada por tres socios de los cuales dos, Rubén y yo mismo, somos los adiestradores y guías caninos.

La idea surgió a raíz de mi pasión por los perros, la cual me llevó, aun sin tener perro, a hacer un curso de adiestramiento a través de la Federación Cinológica Española. Como me gustó tanto y como “soy culo inquieto”, pasé a realizar el curso de Instructor Canino, pero necesitaba llevar un perro. Tuve que pedirle a una amiga que me prestara el suyo, Baloo, al cual yo estaba adiestrando por tener una conducta dominante con otros perros. Resultó tener unas increíbles aptitudes para el rastreo: en una semana Baloo completaba los ejercicios pensados para perros que llevaban meses entrenando. Fue tan bueno el resultado que me planteé incorporarme a alguna Unidad Canina de Rescate. Y ahora Baloo es mi perro de rescate.Unidad Canina de Rescate Rivas

¿Pero las Unidades Caninas no son competencia de la Policía Nacional?

Existen dos tipos de Unidades Caninas: las de Policía, Guardia Civil y Protección Civil (pertenecientes al Estado) pero también Agrupaciones de Voluntarios.

Cuando me interesé por formar parte de una de estas agrupaciones me encontré que siempre me ponían trabas, por lo que decidí crear una Unidad Canina propia. Es aquí cuando Rubén entra en escena. Yo soy director de Deportes de una Cooperativa de viviendas de Rivas y Rubén es uno de los monitores que tenemos contratado, con el cual me llevo fenomenal y tiene un carácter y unas ambiciones e inquietudes muy similares a las mías. Le propuse la idea. No había terminado de formularla cuando ya estaba dando saltos de emoción. Como nos hacían falta 3 personas para poder formar una asociación, se lo propuse a otro gran amigo, mi compañero de montaña, Antonio Rojas, el cual tampoco dudó ni un momento en echarnos una mano.

Y así nació la Unidad Canina de Rescate de Rivas, una asociación sin ánimo de lucro que no busca sacar beneficios personales sino poder ayudar a la gente que lo necesite.

Unidad Canina de Rescate Rivas

¿Nos presentáis a vuestros héroes/compañeros/perros?

Ya conocéis la historia de Baloo. Es un pastor alemán de 3 años con increíbles capacidades de rescate. También las tiene Kronos, el perro mestizo (cruce de también pastor alemán) que Rubén adoptó en la protectora, pese a su juventud: tiene sólo año y medio. Y tenemos una pequeña nueva adquisición: nuestro cachorro Talco, un pastor blanco suizo de sólo 3 meses. ¡Será todo un campeón, seguro!

unnamed-5

TwoNav con la Unidad Canina de Rescate Rivas

¿Para poner en funcionamiento una Unidad Canina de Rescate, es suficiente con los perros y los instructores?

Por supuesto que no. Una vez creada tuvimos que comprar uniformes para nosotros y nuestros perros, material de adiestramiento, un seguro de rescate canino, y mucho material más, el cual subvencionamos nosotros mismos en su totalidad. También es importante subrayar que, para poder llevar a cabo nuestra labor lo mejor posible, tenemos que entrenar con nuestros perros a diario, es un trabajo continuo.

¿Cómo os ayuda el TwoNav Ultra?

Primero os quiero hacer un agradecimiento porque TwoNav ha sido la única marca que nos ha ofrecido su producto totalmente gratis, lo cual tiene un gran valor para nosotros, porque no podríamos haberlo adquirido en nuestros inicios.

El Ultra es uno de los GPS más cómodo para nuestra labor, muy ligero y con correa para la muñeca, dejándonos libres las manos para controlar mejor a los perros y el resto de material. Nos ha ido genial, ya que nos permite utilizarlo cuando hacemos rastreos en grandes áreas (campo abierto y montaña): podemos delimitar el área recorrida y ver si el perro se ha concentrado en una zona concreta o si ha habido zonas de un mismo área que nos hemos saltado, en las cuales podremos centrarnos tras este análisis. Y todo esto sin tener que estar sacando el GPS continuamente del bolsillo o de su funda y sin preocuparnos por las inclemencias del tiempo, ya que es resistente al agua. La verdad es que os estaremos siempre agradecidos por haber confiado en nosotros desde el principio.

TwoNav con la Unidad Canina de Rescate Rivas

No hay de qué. Más bien al contrario por hacernos partícipes de tan honorable labor. No imaginábamos (como tanta otra gente, suponemos) que una asociación tan profesional como la vuestra, con toda la preparación que lleva detrás, trabaje de forma voluntaria. ¡Pero mucho menos aún que el material corra también a vuestra cuenta! Vuestro trabajo es más que loable.

Y ahora, ¡contadnos alguna pequeña anécdota relacionada con vuestro trabajo!

Ocurrió durante un entrenamiento oficial organizado por Protección Civil en un pueblo abandonado de Madrid, “el Alamín”, en el que solo estábamos Rubén y yo con Baloo, para hacer unas pruebas antes de un simulacro de terremoto que íbamos a realizar en ese mismo pueblo.

Los entrenamientos consisten en que uno se esconde, sin decirle al otro dónde está, y entonces se le da la orden de búsqueda al perro, para que lo encuentre. Ya habíamos hecho 3 ejercicios con un gran resultado, como es frecuente en Baloo, pero en el cuarto ejercicio, al pasar por una casa derruida, sin techo, Baloo se puso a marcar en una pared, mirando al techo y ladrando (los perros de rescate cuando encuentran a una víctima la forma de dar la señal es ladrando). Parece una tontería, pero, cuando estás tú solo en un pueblo abandonado (abandonado=NO HAY NADIE) y tu perro se pone a ladrar al techo derruido de una casa vieja, te acuerdas de Iker Jiménez. El caso es que no le di importancia e hice que Baloo siguiera con la búsqueda, pero, al poco rato, volvió al mismo sitio, quedándose de nuevo clavado contra la pared y ladrando. “Baloo, ahí NO hay nadie”, le decía como intentado, a la vez, convencerme a mí mismo. Pero él seguía ladrando y me miraba como diciendo: ” ¡Venga, que ya lo he encontrado!” ¡Se repitió la misma situación unas 9 veces! Y a todo esto, Rubén seguía escondido a saber dónde.

Al final, decidí llamarle por teléfono y dejar el ejercicio.  Y nos fuimos, pero con la mosca detrás de la oreja. Al día siguiente teníamos el simulacro y, comentando lo ocurrido con uno de los compañeros de Protección Civil, nos dijo que justo en ese tejado habían estado ellos el día anterior manipulando una viga peligrosa, y que les llevó mucho rato. Al final, solo resultó que había quedado impregnado el olor y es lo que estaba marcando Baloo. ¡O eso espero!

Unidad Canina de Rescate Rivas

Muchísimas gracias, David, por el tiempo que nos has dedicado, y a la Unidad Canina de Rescate Rivas por la gran labor que habéis puesto en marcha. Os deseamos mucho éxito, un éxito que en vuestro proyecto equivale a nada menos que a vidas. Se dice pronto. 

Concursos
Sorteo de un TwoNav Ultra

¡Javier Castro es el ganador del TwoNav Ultra!

Que no se diga que este premio no ha caído en manos de quién más lo necesita… ¡Enhorabuena, Javier Castro! A partir de ahora se te dará mejor elegir tus rutas, porque acabas de ganar un TwoNav Ultra, el más pequeño y versátil de nuestros dispositivos. Desde ahora llevarás la tecnología más avanzada en tu muñeca y, además, todos los mapas que necesites. ¡Disfrútalo!

ganador

Y al resto de concursantes os queremos agradecer enormemente vuestra participación y deciros que nos ha encantado ver las fotos de vuestras vacaciones. ¡Aquí las tenéis!

14317451_10154511247609530_152853934835929334_n

14233148_1139699369410320_493857202381103350_n

14203197_10210932129358081_4840946981349972385_n

14184496_10205080276806566_5735948981579840080_n

Concursos
Sorteo de un TwoNav Ultra

Gana un TwoNav Ultra gracias a tus fotos de la vacaciones

Mountain-bike, ciclismo, surf, kayac… Lo de que “las vacaciones están hechas para descansar” no va con el equipo de TwoNav, bien lo habéis visto en las fotos que hemos compartido con vosotros de nuestras andanzas de este verano. Ahora os toca a vosotros, pero sois más afortunados, porque el recuerdo de vuestras vacaciones…

¡OS PUEDE HACER GANAR UN TWONAV ULTRA!

El TwoNav Ultra es el más pequeño y versátil de nuestros dispositivos. Es el GPS más pequeño del mercado capaz de incluir mapas, una peculiaridad única para un GPS de muñeca, de la cual no podrás prescindir una vez la hayas probado. Las  9 horas de autonomía que ofrece en modo estándar aseguran salidas sin límite. Con él podrás disfrutar de la tecnología más avanzada en tu muñeca, tu bici o tu bolsillo. Su tamaño y su resistencia lo hacen ideal para tu deporte, ya sea trail running, mtb o senderismo.

Irresistible, ¿verdad? Pues participa, que es muy sencillo:

  1. Entra en nuestra página de facebook y hazte fan (si es que aún no lo eres)
  2. Cuelga, como comentario en el post del concurso, una foto de tus vacaciones. ¡Sé lo más original posible!
  3. ¡Compártelo!

Tienes para participar hasta el próximo jueves a las 20h. Ese mismo día a las 22h revelaremos el nombre del ganador, que se llevará un TwoNav Ultra para que lo acompañe a todas sus aventuras. ¡Suerte!

Ciclismo
Carlos Mazón, 3o en la Transcontinetal

Crónica de la Transcontinetal, por Carlos Mazón

Hace un tiempo os explicamos que nuestro embajador, Carlos Mazón, participaría en la Transcontinental Race, la mítica prueba que cruza Europa en 3.744km y sumando un desnivel positivo de 48.000m. Hoy nos trae una primera parte de su crónica y, confesamos, nos ha puesto la piel de gallina más de una vez. Sabemos que una carrera tan larga de autosuficiencia es durísima, pero, sinceramente, antes de leer este relato, había cosas que no podíamos imaginar. Enhorabuena, Carlos, después de leer esto vemos que tu increíble 3er puesto es sólo un extra, porque terminarla ya es una heroicidad.

Día 1: 645kms 4860m 16.800kcal

“La Transcontinental comienza el 29 de Julio en Geraardsbergen a las 22.00h, hora en la que más de 200 ciclistas tomamos parte de una carrera de 3.800 kms a través de Europa. Es un día de incertidumbre, se palpa en el ambiente el nerviosismo entre los corredores que nos vamos arremolinando en torno a la salida.Transcontinental

Salida. Tengo por delante 3.734 kms y 48.000 m.+ por delante. Aún no lo sé, pero tardaré 9 días 22 horas y 51 min. Tras un pequeño rodeo por Geraardsbergen toca la subida a Kapelmuur. Pensaba que la salida oficial se haría arriba, pero enseguida me doy cuenta de que se ha se ha dado, porque el grupo se estira. Iba relajado pensando en la estrategia, y en la ruta, en que me tocará confiar plenamente en mi track grabado en el Anima+, cuando entró en pánico. No lo dudo y arranco fuerte por el empedrado del Muur. Los de adelante han abierto hueco. No me parece razonable este esfuerzo a 240h vista, pero no me queda otro remedio. Aun así no abuso, pero el corazón se pone a mil por hora de todas formas, quizá por la rabia de no haber estado atento, o quizás por las ganas.

Corono despidiéndome a duras penas de mis amigos que me observan en las orillas de la carretera como tantos otros que se han acercado a ver el espectáculo. El ambiente es inmejorable.

Nada más coronar hay una pequeña bajada que me conozco bien por lo que ni toco el freno y sigo recuperando plazas. A la salida a la carretera, muchos andan con dudas, alguno gira a la derecha la mayoría vamos a la izquierda, alguno que se queda a mirar el GPS o a esperar a algún compañero. Primeros momentos de caos. Tengo claro que hay que seguir, que será una noche muy larga.

Mi estrategia es seguir hasta el Punto de Control 1 (CP 1). Hay 640kms y sería ideal hacerlos en 24h. Incluso podría avanzar un poco más antes de hacer noche. Rodaré sobre 32kms/h de media las primeras 3-4h, luego el terreno empieza a ser más quebrado y la media bajará.

Sobre las 3 y media de la mañana me quedo sin agua, y eso que salí con 2.5l. Voy mirando por las calles y plazas, pero nada. Empezamos bien, pienso. Al poco veo un chalet en el que están de fiesta, y no dudo en llamar al timbre con dos bidones en la mano. No oyen el timbre, pero la puerta está abierta; allá que voy. “No es América, no saldrá nadie con un rifle”, pienso con cierta sorna acordándome de la TransAm. Entro a la cocina y sale el chaval al cargo de la casa, bastante sorprendido. Tras una corta charla, nos hacemos un selfie y, ¡a seguir el camino!

Al alba, me empieza a entrar el sueño y, más por rutina que por otra cosa, decido tumbarme 10 min en una parada de autobús. Estas siestas son las más ricas. Mi intención es evitar los primeros rayos de sol, el momento más duro para mí, y encontrar el equilibrio entre parar muy poco y dormir lo suficiente. Este tipo decisiones son complicadas.

Nada más tumbarme oigo el sonido del cassete de un ciclista, el pulso sube. Un minuto antes de que suene la alarma, otro corredor que pasa. ¿¡Por qué!? Aún me quedaban unos segundos… Suspiro y, ¡al lío! Me ha venido bien el parón. Sé  que no voy el primero, pero estoy contento porque mi ritmo es bueno. No soy rápido, pero la distancia juega a mi favor.

La luz del día permite ver el campo lleno de colinas, quebrado, con molinos, sembrados y pequeños bosques.

Ahora, mirando el plano y el recorrido de los rivales, se ven generales más llanas y que resultan ser más rápidas pese a tener más kilómetros. A veces es complicado elegir la mejor ruta, elegir entre seguridad/tranquilidad/belleza o velocidad/aburrimiento/tráfico, suelen ir en ese combinado.

Transcontinental

El día se hace largo, y es que ya son muchas horas. Pasado el medio día me voy encontrando con más corredores a los que los paso con entusiasmo. Entre ellos, a Josh Ibbett,  en un pequeño repecho donde le vería poner pie a tierra. Por lo visto allí mismo dijo adiós. Es agradable y estimulante ir encontrándose con corredores, te mantiene “despierto” y el nivel de adrenalina alto. La tarde se hace larga, pero ver que voy entre los 10 primeros anima.

Ceno en Moulins, preciosa ciudad por cierto. Una pizza que me servirían en 5min, una gozada, lo justo para lavarme la cara y preparar las cosa para la noche. Me como la mitad y me llevo un trozo para luego.

Nada más salir me encuentro con otro corredor, Nelson Trees, callejeamos juntos y, nada más salir, voy abriendo hueco con la propia inercia del rodar. El trecho hasta Clermon-Ferrand que se me haría muy largo. Además, frente a mi tendría una gran tormenta que me acompañaría y mantendría entretenido contando segundos, mirando cómo evoluciona y pensando si me mojaría o no mientras cae la noche. Los últimos rayos de sol iluminan una gran masa oscura que no deja de escupir rayos. En cuanto me doy cuenta estoy rodando de noche y sobre suelo mojado, lo camiones me rocían de agua pulverizada al pasar.

La lógica pide parar. Bjorn Lenhard descansa allí, en una parada de bus. Es muy tentador, pero “aún pronto” dentro de mi estricto horario. No hago más que pensar que los de adelante se tienen que estar mojando. Yo tengo la esperanza de librarme, parece que la tormenta va hacia el este, y ya está pasando. Mientras se pueda sobrellevar el agua seguiré.

Llego al CP1 en 7º posición, apenas unos minutos antes de la media noche. Con la mente cansada y la fatiga de los 640kms, cojo una habitación para lavar  y secar la ropa. En el hotel no tienen periódicos para secar los zapatos, ni cena, ni nada para comer. Llevaba el trozo de pizza, que ceno por segunda vez antes de acostarme, tras casi 1 hora entre lavar y poner a secar todo (con ayuda del secador).

Día 2: 472 kms 4.520m 9.800 kcal

¡Me he dormido! No me desperté a las 5.30, como previsto, sino pasadas las 7.15. ¡Un drama! No me sabe del todo mal, porque necesitaba el descanso y en parte amortizar el hotel, así que trato de mantener la calma. Desayuno una lata de arroz y alguna barrita y me pongo a subir el Col de Ceyssat.Transcontinental

Con algo de rabia y las piernas pesadas comienzo la subida, me cuesta calentar. ¡Con las prisas ni he rellenado los bidones! Por suerte en una de las plazas hay una fuente en la que coger agua. El tramo final lo subo con más gracia.

La bajada es rápida y bajo el agua. Llega hasta Riom, donde paro a desayunar “en condiciones”. En la “boulangerie” compro croissants de 4 en 4, uno para el momento y el resto para los bolsillos. Me como el segundo nada más arrancar. A partir de aquí mantengo buen ritmo y prácticamente hago la mañana sin paradas.

Adelanto a Neil, que me sacaba más de 1h de ventaja. Me vuelve a coger más adelante, en Choralles, cuando desespero para que en un bar me sirvan un sándwich de jamón y queso por el cual tengo que esperar más de 40 min. ¡Una vergüenza! Y eso que otros clientes me ayudan a explicar a la camarera que estoy de carrera. Me comí ya el sándwich por el camino.

Parado no se descansa lo suficiente, es “innecesario”,  tiempo que hay que tratar de evitar en este tipo de prueba. Hay que procurar aprovechar las paradas para dormir que es como de verdad se descansa y regenera el cuerpo.

Mi objetivo para hoy es llegar a Berna. Sobre el papel debería llegar a la 1.30, pero con los varios retrasos mi nuevo objetivo es llegar hacia las 4. Sigo a buen ritmo sin ninguna parada, ni para lavarme los dientes, ni para descansar los pies.

Transcontinentaltrans6

En mi ruta dirección  Suiza atravieso un pequeño macizo coronado por un vello pueblo en el alto. Chateu-Cahlón. Empiezo a tener hambre y no encuentro un restaurante. En Mantrond donde pensaba cenar, no hay nada abierto. Toca seguir y mirando el mapa no parece que haya nada más en muchos kilómetros así que fuerzo un desvío a Campagnole (haciendo unos 4-5 km de más). Como regalo me encuentro un Mc Donals. Comida rápida y fácil de llevar. Me cojo 1 menú, 3 hamburguesas más y una ración extra de patatas. Los camareros flipan. 40€ de cena, a gusto.

Continuo ya de noche camino a Berna. La noche es fría, 13ºC y bajando, me paro a poner las perneras y el chaleco, hay que evitar cualquier riesgo de lesión.

A las 4 llego a Barna, la noche es muy húmeda. Me quedo en el hall de una empresa (el lunes es festivo en Suiza), así que pienso que no es mala opción, pero nada más asentarme se encienden las luces. Nadie aparece, pero veo que hay cámaras. Me traslado al parking que está al lado, con cubierta y protegido por un muro. Al de un buen rato se encienden otras luces auxiliares del parking. Ya me da igual, si quiere venir el de seguridad, que se moleste en acercarse y hablar.

Día 3: 236 kms 4.610m 7.500 kcal

A las 6.00 me despierto, apenas 2 horas de sueño, con lo que he reducido las 4.5h que tenía pensado hacer cada noche (a posteriori vi que fue una mala opción “forzar las paradas” o recortar las horas de sueño para recuperar terreno perdido). A las 6.30 estoy rodando tras comerme la segunda hamburguesa para desayunar. Mañana fresca, ciudad muerta, la cruzo sin apenas ver un alma.

Pese a ser festivo me encuentro un ultramarinos abierto, así que supone parada casi obligada. La obsesión de hoy es no quedarme sin comida. Hago acopio de plátanos, un par de manzanas y chocolate; barritas aún llevo. Sigo dirección al CP2, disfrutando de las vistas de Interlaken.

Aún ahora no sé muy bien porque, antes de acceder al CP2 me meto por una carretera secundaria que acaba siendo de tierra unos 3-4 kms antes de retomar la carretera. Pienso que si hice pasar el track por ahí es porque la general está prohibida, pero no parece ser así. ¿Error? No lo sé si no sabré, es lo que tiene autogestionarse la ruta y el no conocer las carreteras. Hay que seguir meticulosamente el track, ya que es todo lo que sé y todo lo que tengo, aunque esté atento a la carretera por si hay algún extra en forma de prohibición o de indicación para ciclistas.

Transcontinental

Antes de llegar al hotel del CP2 llamo para reservar un picknick, y pedir un bocadillo de tortilla francesa, tengo un antojo. Al llegar, tras sellar la “brevet card”, pregunto por mi picknik y, sorpresa, me tenían preparado una especie de desayuno, con leche, melón y bollos, ¡y mi tortilla! Pedí que me envolvieran para llevar. Lo mejor de todo es que me cobraron súper poco. Aprendida la lección: si se puede, llamar para reservar la comida y ganar tiempo.

Salir con la tripa llena por las duras rampas del Groβe Scheideg y con lluvia no es del todo grato. No acabo de encontrar el golpe de pedal y la subida se me hace muy dura. Me da la sensación de ir sin cadencia y de llevar las piernas agarrotadas, las rampas andarán sobre el 12% de media, con tramos al 15-17% fácilmente. No quiero perder tiempo pero me veo vacío de fuerzas. Tengo que parar un par de veces a oxigenar las piernas. Me resulta complicado asimilar porque no ando fino, pero es lo que hay (recortar dos horas y pico de sueño y descanso no es gratis).

La bajada es estrecha y botosa, con el suelo mojado y una línea de autobuses subiendo y bajando (parece increíble que quepa un autobús por allí). Bajo con bastante tensión que se va a cumulando en los brazos y en las manos, manos que no dejan de apretar el freno.

En el cruce con la general una gasolinera me sirve de refugio para descansar. Necesito recuperarme unos minutos. Creo que es de los momentos más duros de la carrera. Verme sin fuerzas, rodando a velocidades muy bajas durante mucho tiempo, por debajo de lo que debería ser.

Conforme se va ganando altura, pese a que la pendiente sea incluso mayor voy recuperando el ánimo. Las vistas mejoran y todo parece volver a rodar. Habré perdido en torno a hora y media en dos paradas respecto a lo que sería normal. Tampoco me ha cogido nadie, así que supongo que  los kilómetros nos están pasando factura a todos.

Transcontinetal

Nada más coronar un fuerte viento que dificulta trazar las primeras herraduras. Cuesta mantener la concentración frente a semejantes paisajes. Es tiempo de hacer fotos y ponerse nostálgico recordando cómo en 2011 descendí por el Furkapass. El Furkapass es mucho más constante y se me hace más llevadero. No voy del todo fino pero subo a gusto. La bajada es eterna. Da hasta vértigo ver como se continúa descendiendo curva tras curva en algunos tramos con bastante pendiente. Camino de Andermatt me vuelvo a encontrar flojo, entumecido por el frío de la  bajada algo pese a ir bien protegido.

Es un poco pronto para cenar, prefiero usar la cena para evitarme la puesta de sol. Pero es el último pueblo grande en muchos kilómetros y un italiano llama a la puerta de mi estómago hambriento de pasta. Pasta y cerveza. Me entra mejor la cerveza que la pasta, que parece no acabar de asentar. Me tomo casi una hora para comer. No sé por qué me da la sensación de no estar asimilando la comida, así que tomarme un tiempo para reposar me parece sensato. Se hace duro, tener la sensación de ir vacío de comer y no acabar de recuperar. No llega a ser una pájara como tal, pero desde luego que no es tan bonito como decir que me tomo un gel y los músculos recobran su energía.

Sigo cuesta arriba, camino de Oberal Pass. Me entretengo contando los metros horas que asciendo. Arriba, un faro con luz roja ilumina un alargado lago flanqueado por montañas. Me vuelvo a abrigar bien y continúo cuesta abajo. Tras unos 10 kms de fuerte bajada, la carretera continúa siempre picando para abajo al menos los siguientes 60 kms. ¡A disfrutar! En Ilnz haré noche pasadas las 12 y media de la noche.

Día 4: 345 kms 6.040m 11.800 kcal

Duermo en el porche de un supermercado. Pese a desvelarme con la visita de un par de repartidores de madrugada, descanso bien. No hace frío ni hay mucha humedad. Duermo hasta las 5.

Antes de que amanezca ya estoy en la bici (5.45), abrigado (quizá más de la cuenta) en espera de que con el aire y la ropa húmeda por el sudor del día anterior no me hagan quedarme frío. La salida es en ligera subida por lo que se rueda a gusto. Esta es una etapa de transición en busca de los Dolomitas. Mi intención es hacer noche en Alleghe CP-3. Para ello tendré que empezar atacando el Abula Pass, más de 30 kms de subi con uno 1100m de desnivel en 17kms y  920m en los últimos 13.

El comienzo es quebrado, remontando un valle, con sus descansillos. En los ultimos 9 solo hay un descanso claro a la altura de un lago. En general es bastante constante, en torno al 8%-9%. Para mi desarrollo (34×32) es el límite de pendiente para llevar una cadencia cómoda y poder jugar con las diferentes coronas. Más de eso toca apretar el culo o disminuir la cadencia lo que al final acaba suponiendo desgaste. Por suerte, en el tramo más duro me encuentro con un cicloturista que me serviría de referencia para mantener el ritmo.

El collado es una especie de altiplano con un par de kilómetros prácticamente llanos antes de comenzar el descenso. La bajada es muy rápida, llego a coger los 80kms/h. Continúo 20kms valle abajo dirección Zernez, donde paro comer y me encuentro con Björn Lenhard.

Transcontinetal

El perfil continúa descendente hasta Merano. Prácticamente 100 kms siempre picando para abajo. Conforme se desciende por el valle la temperatura aumenta,  ya cerca de Merano los 18ºC se convierten en 32ºC la sensación es de bochorno.

A unos 35 kms de Merano aparece el primero de varios túneles con señal de prohibición para bicicletas. Tocará tomar varios rodeos por la carretera antigua que atraviesa las comarcas para evitar atravesar los túneles. La densidad de tráfico de la general es insufrible, con camiones y sin arcén.

De Merano a Bolzano otro tramo llano, por una carretera más secundaria y prácticementa llana. Aquí me desviaré al norte, en busca de La marmolada y el Paso Val Gardena, tratando de ahorrar algún metro de desnivel o carreteras muy sinuosas y secundarias.

En Babiano comienza la subida a Val Gardena: 1500m en 35kms de subida. Pasado un primer tramo duro, en Ullrich paro a cenar. Dos pizzas y un plato de pasta. No podría con la segunda pizza que me meto como puedo en la mochila para tener para luego. Pararé a las 2 de la mañana o 2.30 y retomaré a las 6-6.30  con energías para la subida al Paso Giau.

El Passo Gardena no me resulta duro, se hace fácil. La luz de la dinamo “marea” un poco con el movimiento del manillar, un vaivén que no ayuda a mantener la cordura, por lo que la sustituyo por la frontal. No lo había probado nunca, pero me resulta más cómodo.

De noche se rueda más despacio, se incrementan las paradas por sueño, molestias, frío, cansancio. En general son más “pesadilla” que otra cosa. Es difícil valorar cuanto se gana yendo despacio o descansando mejor y recuperarlo al día siguiente. Creo que sería interesante poder medirlo.

En el collado de Gardena, 9C, descanso otros 10min para asegurar la bajada. Bajando, el track me lleva por una variante más al oeste, donde se suponía mejor. Pero un cartel de carretera cortada me hace detenerme a mirar la alternativa. Es una carretera entre caseríos, aparece en el GPS y no parece muy mala. Salen más kms pero ya que estoy aquí, no quiero deshacer los 500m de bajada que ya he hecho. Pero hubiera sido lo mejor… La carretera vuelve a la general por la que iba y, un par de kms más adelante, un túnel en obras y completamente vallado. No se puede pasar ni bordear. No hay alternativa. Tras cagarme en todo retomo el rumbo de vuelta, y vuelvo por la carretera más directa pese a tener dudas de si también estaría cortada o no. Al final 15kms y 380m de propina. 1h perdida.

Son prácticamente a las 3 y media de la mañana y sigo dando vueltas, pasado el desvío antes de acabar de descender a Alleghe, atravesando un pinar y notar la sequedad y calor del mismo, me paro en una casa de madera destinada a las herramientas de labor. No es el mejor sitio pero está apartado de la carretera, tiene techo y parece bastante seco. No quiero llegar de día a Alleghe y encontrarme con la humedad del lago y el rocío.

Programo la alarma para 2h más tarde y sigo restándome horas de sueño. Mañana sí o sí dormiré 4.5h.”

Por Carlos Mazón.

Este es una versión reducida de la primera parte de la crónica sobre la Transcontinental. La versión completa podréis leerla aquí.