MTB
el-pedro-dels-quatre-batlles

El Pedró dels Quatre Batlles. El balcón de Cataluña

Bikers, después de leer lo que hoy nos trae Rutabike, la ascensión al Pedró del Quatre Batllets se convertirá en un objetivo ineludible e inaplazable para vosotros. Hablamos de la que parece ser una de las rutas más bellas del país, tanto que a nuestros compañeros les faltan las palabras para describir el torbellino de emociones que en ellos ha despertado el hacerla. Disfrutadla, porque la haréis seguro.

¿Qué se siente cuando el paisaje inunda los ojos? ¿Qué se experimenta cuando la mirada abarca tanto territorio que aturde? ¿Cómo transmitir con las palabras justas las emociones que nos invaden después de vivir una intensa y solitaria ruta, impresionantemente bella, salvaje y singular?

    el-pedro-dels-quatre-batlles

Podemos encontrar los adjetivos y verbos precisos, la poesía necesaria para alentar a los viajeros con sed de aventura a soñar o imaginar esta vivencia, pero nunca seremos tan concisos como cuando la traslademos a la realidad y la experimentamos en primera persona.

El Pedró dels Quatre Batlles, con 2.383 metros de altitud, corona el macizo de Port del Compte en el Pre-pirineo catalán. Su ubicación privilegiada nos regala con una de las panorámicas más extensas de las que se pueden disfrutar desde el interior del país. Desde su cima redondeada se dominan los paisajes del Pre-pirineo, la Cordillera Transversal, la Cordillera Pre-litoral, la Depresión Central y una amplia vista del Pirineo central.

La ascensión a la cima desde el pequeño núcleo de Alinyà, aunque larga, no presenta excesivas dificultades técnicas y sólo exige constancia. Dejando a un lado las valoraciones de exigencia física que la aventura requiere, lo más interesante de la ruta no es tan sólo alcanzar una cima con cualidades suficientes para bautizarla como “El balcón de Cataluña”, todo el trayecto en sí es tan atractivo que la convierten en un objetivo ineludible para cualquier amante de la BTT.

el-pedro-dels-quatre-batlles

El inicio, remontando el Valle de Alinyà hacia el Coll d’Ares, es realmente estimulante: una carretera pacíficada y sinuosa nos despabila la musculatura camino de Alzina de Alinyà. A partir del pequeño nucleo, a medida que ganamos altura, la mirada se entretiene con las cordilleras que cierran el valle, que se despliegan abruptas y retorcidas, testigo directo de la actividad geológica que las originaron.
Si la fortuna nos sonrie, des del mirador ubicado en la parte alta del valle, quizás podamos ver juntas sobrevolando estos agrestes espacios, las cuatro especies de buitres presentes en el viejo continente, una maravilla única en Europa.

el-pedro-dels-quatre-batlles

Nos dejamos caer hacia el valle de la Vansa inmersos en una abundante masa forestal cuando repentinamente la sorpresa se nos presenta en forma de imagen de postal: en primer plano un pequeño pueblo, Ossera, de casas alineadas en armonía coronando una resalte rocoso que cae vertical hacia el valle y detràs, rellenando el fondo, la imponente sierra del Cadí mostrando imperturbable una bella silueta de perfil sinuoso que insinua la verticalidad de las paredes de la vertiente contraria.

Nos espera un desnivel de 1.200 metros para alcanzar la cumbre del Pedró dels Quatre Batlles. Una tramo exigente de dureza atemperada por los momentos memorables que se viven. La travesía del Prat Llong es sencillamente inolvidable: nos deslizamos por una pequeña y alargada llanura de prados alpinos salpicada de pino negro, siguiendo antiguas trazas de vehículos todo terreno que en algún momento han dejado sus huellas en este encantador paraje.

el-pedro-dels-quatre-batlles

Abducidos por esta bucólica imagen, cambiamos de pantalla cuando el Pedraforca nos rescata de la apacible calma, alzandose poderoso y altivo como un pico pirenaico, mostrando orgulloso una imagen poco conocida, no por ello menos sobrecogedora.

El trayecto hasta la cumbre y el posterior descenso por el lomo de la Sierra de Campelles es una experiencia sorprendente. Más que sorprendente, sublime, uno de esos instantes mágicos que el cerebro ancla para siempre en la memoria: avanzamos por una geología peculiar de rocalla calcárea fragmentada donde los briznas de hierba luchan encarnizadamente por sobrevivir, invistiendo las cumbres de un aspecto realmente singular, tant diferente, que raptan el entendimiento transportándolo a un espacio que no parece de este mundo.

El Pedró dels Quatre Batlles

Lo que queda de recorrido hasta al punto de salida depara aún sorpresas agradables. En un ambiente profundamente aéreo, sobrevolamos los valles que se acomodan paulatinamente a la gran llanura que forma la Depresión Central, con el Segre abriéndose paso en su camino hacia el mar. Seductora es un adjetivo que define muy bien el emplazamiento del Corral del Sastre, una pequeña meseta de pastos rodeado de profundos valles, un auténtico paraíso que invita a aminorar la velocidad y a la contemplación. Más: aunque parezca inverosímil, por el valle donde nace la Ribera Salada, que recorremos a una cierta altura para no perder cota, corren aguas con una concentración salina tan alta comparable a la densidad de la del Mar Muerto. Finalmente, la cautivadora imagen aérea del Valle de Perles con su estrecho desfiladero nos recuerda de nuevo la belleza salvaje de este territorio por descubrir y pone punto y final a una ruta del todo imprescindible.

Salud y pedal.
Tenéis más información y la descarga del track aquí

MTB

La cima del Balandrau en bicicleta, por Rutabike

Cuando decimos  “hemos hecho cumbre” quiere decir que hemos alcanzado el punto más alto de una montaña. Hacerlo sobre una bicicleta, con las dificultades que ello conlleva, más si el pico en cuestión tiene los atributos físicos característicos de una cumbre de alta montaña pirenaica, como en este caso el Balandrau, supone uno de los grandes placeres del biker de espíritu montañero, un tipo de ciclista que lo hace no sólo por un mero reto deportivo, sino por el puro placer de la aventura y porque “hacer cumbre” también implica descubrimiento y conocimiento, tanto del territorio como de uno mismo.

El Balandrau es una montaña de 2.585 metros del Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser, situada en la sierra que separa los valles de Ribes y Camprodon, entre los municipios de Queralbs y Vilallonga de Ter.

El inicio de la ascensión es el pueblo de Serrat, un pequeño núcleo en el valle del Freser perteneciente al municipio de Queralbs. Esta ascensión se puede hacer montado en la bicicleta prácticamente hasta el Coll dels Trespics, en la cota 2.400. A partir de aquí hay que empujar la bici prácticamente hasta la cima, aunque hay un tramo intermedio donde podemos pedalear en un entorno totalmente salvaje y agreste, que convierte cada vuelta de biela en una experiencia totalmente placentera y revitalizadora.

Balandrau

El retorno al punto de salida es un descenso trialero exigente de aproximadamente 1.000 metros. Sin necesidad de bajar de la bicicleta, realizamos un primer tramo improvisando el trayecto sobre la marcha, navegando entre prados y bosques de alta montaña de considerable pendiente. Hacia el final descendemos por un sendero de firme irregular bien señalizado.

Descripción del itinerario: el Balandrau en mountain-bike

Salimos del pueblo de Serrat por un antiguo camino de herradura que baja hasta el río. Al otro lado, tras un corto tramo a pie, continuamos por un camino que transita por un frondoso bosque y que enlaza con la pista que conecta a través del Coll de Meianell los pueblos de Ribes de Freser con Tregurà. Un trayecto que se eleva gradualmente sobre el valle y nos permite mantener una cómoda cadencia de pedaleo hasta el collado. Si al ritmo constante añadimos las magníficas panorámicas del territorio que nos rodea, la subida se hace realmente amable. Cabe destacar, entre otras vistas, la de la Sierra Cavallera, con su cima principal, el Taga, a los pies del qual descansa el apacible pueblo de Pardines.IMG_5966

Desde el collado vemos no muy lejano el Balandrau y podemos intuir el trayecto para subir a la cumbre.  Nos concedemos una tregua después de la larga ascención para disfrutar del entorno antes de atacar la cima. Las redondeadas laderas de un verde perenne entre el Puig Cerverís y la cima de Mont-roig se llenan en verano de grandes rebaños de ganado que, cumpliendo con el ritual anual, han trashumado desde los valles a las montañas para aprovechar mejor los frescos y abundantes pastos. Una bucólica imagen que acompañada del ir y venir del sonido de los cencerros perdiendose en la lejanía invitan a la distensión.Balandrau

Continuamos de llano perfilando la cabecera del valle de Tregurà y, pasado el cauce de las aguas que bajan de la Coma de Fontlletera, tomamos un sendero que recorre una pista abandonada. Conectamos con el viejo camino del refugio de Coma de Vaca, al otro lado del Coll de Trespics. El trayecto no es tan exigente como cabría suponer, teniendo en cuenta que nos permite llegar montados pràcticamente hasta el mismo collado, a 2.400 metros.

Hasta la cumbre quedan menos de 200 metros de desnivel. Aunque hay que empujar la bicicleta prácticamente durante todo el recorrido por un sendero trillado, hay una pequeña y atractiva excepción pedaleando por el collado que separa las cimas del Trespics y el Balandrau, rodando en un ambiente impresionante de belleza extrema por la parte alta de el valle de Coma de Vaca, cerrada por cimas que se acercan a los 2.900 metros. Pirineo en estado puro encima de la bicicleta, realmente apasionante.Balandrau

El descenso desde la cumbre hasta Serrat, siguiendo la cresta de l’Atalaiador es exigente. No encontramos ningún camino hasta el Pla d’Anyella y para llegar hay que improvisar el recorrido, primero entre prados y firme rocoso y más abajo, buscando senderos entre el bosque. Este tramo puede ser arriesgado en el caso que se gire niebla ya que en el Pirineo los cambios repentinos son frecuentes en verano, un buen GPS, como el Anima+, y el track que puedes encontrar en rutabike facilitarán la orientación y el camino a seguir en caso de imprevistos. Al Pla dels Anyells llega la pista que sube desde el Refugio de Arola, por donde continuamos bajando hasta encontrar el sendero, señalizado con hitos, que nos permitirán llegar a Serrat.

MTB, Senderismo
TwoNav en la Cerdanya

TwoNav nos vamos de vacaciones, pero… ¡os llevamos!

¡TwoNav nos vamos de vacaciones! Eso no quiere decir que vayamos a abandonaros, al contrario: lo que vamos a hacer es compartir con vosotros, a través de nuestro Facebook y en forma de tracks y pequeño comentario, las aventuras que hemos previsto para este pequeño break, ya que, como amantes del outdoor que somos todos, os pueden dar algunas ideas. Y un pequeño aviso: sacad muchas fotos de vuestras vacaciones, quién sabe si más adelante pueden traeros agradables sorpresas… Y hasta aquí podemos leer.

Por ser el estreno de esta sección, le hemos dedicado un espacio especial a las vacaciones de nuestro compañero Alberto. No saldrá de nuestras fronteras pero, sin embargo, disfrutará como un loco, pues ha previsto unas vacaciones muy deportivas en las que mezclará MTB y senderismo en un auténtico paraíso: la Cerdanya, en el Pirineo catalán. Allí, cumbres montañosas que parecen rozar el cielo acogen pequeños pueblos a casas de piedra que parecen salidos de un cuento, y también a minúsculas iglesias románicas, verdaderos tesoros artísticos integrados en un espectacular paisaje. Los grandes prados verdes reciben a los pastos y forman bucólicas estampas de postal. La Cerdanya es un paraíso en miniatura para los amantes del turismo tanto cultural como deportivo, pero siempre montañero.

De vacaciones por la Cerdanya

Hace millones de años la superficie que ocupa esta pequeña comarca era un lago que, con el paso del tiempo, se evaporó y dio lugar a uno de los valles más grandes de Europa. El río Segre lo atraviesa de lado a lado, ofreciendo en su camino pozas de agua turquesa en las que refrescarse. Es, sin duda, un lugar para desconectar de todo, excepto del GPS, pues estamos hablando de un paraíso para la práctica del senderismo y de la MTB.

Aunque Alberto pretende improvisar gran parte de las vacaciones, dejándose llevar por el encanto de la región, sí hay tres rutas que para él son obligadas por ser sus favoritas, y hoy las comparte con nosotros:

SENDERISMO

  • La vuelta circular del Perafita Puigpedrós, una ruta de senderismo entre la Cerdanya y Andorra con unas vistas espectaculares, con los estanques de la Pera al fons. La salida y la llegada tienen lugar precisamente ahí, en el refugio de la Pera: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10409196
  • Trekking desde Bellver hasta el refugio de Cortals: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11119684
MTB
  • Ruta circular en MTB desde Bellver pasando por el refugio del Gònec: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5029337
MTB, Noticias
El #BuffProTeamMTB entre Transilvania y Euskadi

El Buff Pro Team MTB, entre Transilvania y Euskadi

Juntos o por separado, dentro de nuestras fronteras o fuera de ellas, lo mismo da: prácticamente no existe carrera en la que los componentes del Buff Pro Team MTB no hagan podio y, menos aún, en la que no hagan gala de su filosofía, “Flat Is Boring”. La semana pasada el equipo estuvo dividido entre el País Vasco y Transilvania: Antonio Ortiz y Joan Llordella ganaron la Euskadi Extrem mientras que Pau Zamora y Adrià Noguera hicieron un gran papel en la Trans-Sylvania Mountain-Bike Epic. 

Joan Llordella y Antonio Ortiz en la Euskadi Extrem Joan: La Euskadi Extrem es una prueba de 100km y 1800m de D+ acumulado con salida y llegada en el corazón de Vitoria. El hecho de tener que cruzar el valle de Vitoria, que es muy grande, tanto al principio como al final, hace que la carrera sea bastante rápida. Sólo hacia la mitad el circuito más exigente y técnico, tal y como nos conviene a Antonio y a mí.Joan Llordella y Antonio Ortiz comparten victoria en la Euskadi Extrem

Durante los primeros kilómetros de carrera se hizo un grupo de unos 20 o 30 corredores que no se pudo seleccionar hasta alcanzar uno de los tramos duros, justo pasados los 30km. Entonces ya se rompió y un chico vasco, Antonio y yo nos pusimos en cabeza. Rodamos los tres juntos durante el siguiente tramo, que volvía a ser bastante suave y que nos llevó hasta el km65, donde empezaba la parte más exigente de la carrera. Ahí conseguimos soltar al chico vasco e hicimos la última parte de carrera juntos. Compartimos la victoria, por supuesto.

Joan Llordella y Antonio Ortiz en la llegada de la Euskadi Extrem, levantando su bici con un TwoNav Anima+

Aunque el circuito estaba señalizado, la organización aconsejaba llevar GPS. Aunque nosotros, como la gran mayoría, siempre salimos con él, se indique o no.

Adrià: La Trans-Sylvania Epic es una carrera de 5 etapas en la que se recorren una media de 50 o 60 km por cada una de ellas. El terreno no es tan montañoso como aquí, pero sí muy muy pedregoso, y eso es lo que le da la dureza a la carrera. Es muy rompedor. El entorno es muy chulo, pasamos por bosques muy tupidos.Adrià Noguera y Pau Zamora estuvieron en la Trans-Sylvania Epic

Aunque hicimos buenos puestos, Pau hizo podio (tercero) y yo sexto de la general, el resultado no estuvo acorde con nuestro óptimo punto de forma, y es que, al no conocer el terreno, nos equivocamos con el material. La mayoría de participantes iban con amortiguación total, pero nosotros fuimos con rígida. Tampoco con los neumáticos acertamos. Tuvimos algún problema mecánico (pinchazo, etc.) prácticamente en cada etapa. Además la tercera era un enduro, sólo se cronometraba el descenso, y esto nos perjudicó aún más: la mayoría de pilotos cambió de bici mientras que nosotros lo hicimos con la misma. Calculo que perdimos unos tres minutos. Pese a todos estos contratiempos fue una muy buena experiencia y nos sentimos muy bien.Adrià Noguera y pau Zamora estuvieron en la Trans-Sylvania Epic

La carrera estaba totalmente balizada y no se ofrecía ningún track para descargar. Sin embargo rodamos con nuestros Anima+, como siempre, utilizando todo el resto de funciones y para hacer un buen análisis de datos.

Ciclismo, MTB, Noticias, Sponsoring, Trail
TwoNav colaborador de los 10.000 del Soplao

TwoNav con los 10.000 del Soplao, mucho más que una prueba deportiva

Dicen que los que la empiezan ya son héroes. Los 10.000 del Soplao es una prueba tan mítica como indescriptible, que escapa de lo común y se define por la dureza. Nació en 2007 pretendiendo que cada uno encontrara en ella su desafío personal. Y lo ha conseguido. Nos enorgullecemos de anunciaros que TwoNav, este año, estamos con los 10000 del Soplao.

Hasta el año 2005 Jesús Maestegui nunca había hecho bicicleta. Ese año, a sus cuarenta y siete, se compró una y decidió hacer el Camino de Santiago. Salió bastante airoso del reto que se había marcado, por lo que decidió inscribirse a otro, que fue la Quebrantahuesos. Sufrió como nunca. La pasó realmente mal. Tanto… que le encantó. Los que os hayáis planteado un gran desafío, de esos que parecen imposibles, y lo hayáis superado no con poco sufrimiento, sabréis lo que sintió Jesús. Cuando uno termina, ya no es el mismo.En los 10.000 del Soplao hay desafíos para todos

Tanto le gustó que se planteó organizar él mismo, junto con algunos amigos, un reto del estilo, algo realmente grande. Y así empezaron a tomar forma los 10.000 del Soplao, con charlas de bar las tardes de los viernes, distendidas, sí, pero con decisión, y mucha. Dos años después se celebró la primera edición. Propusieron ese nombre porque, ese mismo 2007, se inauguraron en Cantabria unas cuevas únicas en el mundo, las Cuevas del Soplao, y consiguieron que el circuito pasara por allí. Y los 10.000, porque se plantearon llegar a 10.000 inscritos. Ese año, en la edición inaugural, hubo 420 participantes. Este fin de semana serán 10.800. ¡Cual visionarios!

Cuando se conoce a fondo esta prueba se comprende se gran crecimiento, su éxito total, y es que cada persona puede encontrar en ella su desafío personal, cada participante tiene una categoría ideal. Son once las que se proponen este año: bicicleta de montaña, bicicleta de carretera, modalidad combinada, “Soplaoman”, ultramaratón de montaña, ruta a pie, rutas adaptadas para personas con discapacidad y con movilidad reducida (por ejemplo, sillas de ruedas, que cuentan con ayuda), 10km de natación en aguas abiertas, maratón e incluso ruta en bicicleta eléctrica. Nadie puede quedarse fuera. Es más, todos salen del mismo lugar y llegan al mismo lugar. Y todos deberán enfrentarse a un desafío de gran dureza.

LOs 10.000 del Soplao, ungran evento social

Ha sido un tod placer para TwoNav encargarnos de la medición de los circuitos de bicicleta de montaña y crear nuestros habituales soportes, que ayudarán a los participantes a consultarlos y facilitan la tarea organizativa. Además este año se recuperan en gran parte los  circuitos originales, de belleza espectacular, un motivo más por el que contamos las horas para estar allí este fin de semana, en los 10.000 del Soplao, que no es una prueba, es algo mucho más grandioso, un gran evento social.

MTB
Galería fotográfica Raid VTT Les Chemins du Soleil

Galería de fotos del Raid VTT Les Chemins du Soleil

Paisajísticamente hablando es espectacular y además es muy divertido, por transcurrir prácticamente en su totalidad por senderos. Estas características hacen que el Raid VTT Chemin du Soleil sea uno de los objetivos incondicionales del Buff Pro Team MTB. Este año han sido Joan Llordella y Antonio Ortiz los que han formado equipo para intentar hacerse con la victoria, y, aunque se han tenido que conformar con un ya admirable 2º puesto, la han peleado hasta el final, sin olvidarse de disfrutar. Aquí os dejamos una galería de fotos de la prueba.

MTB, Noticias, Sponsoring
Ramón González en la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON 2016

Crónica de la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON 2016, por Ramón González

Sabemos que una aventura como la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON siempre deja un recuerdo especial para todos. Pero para Ramón González, irá un grado más allá, y es que nunca hubiera esperado ganar un dorsal gracias a Orbea y TwoNav y, menos aún, vestir el mismo maillot que su ese día compañero, Miguel Induráin. Él mismo nos cuenta su vivencia.

“CRÓNICA MONEGROS MARATHON  2016

Con las piernas aún doloridas por el esfuerzo, me siento  tranquilamente en casa  a ordenar las sensaciones vividas ayer sábado 30 de abril, en la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON 2016.  Me llamo Ramón González y tengo la suerte  de vivir en uno de los mejores lugares del país para el mountain bike: Cabrils, en el Maresme (Barcelona). Con mis 50 años ya cumplidos, me atraen las  rutas  de media – larga distancia, y la MONEGROS hacía tiempo que me rondaba por la cabeza. Conozco  sus paisajes,   pues algún que otro verano de pequeño había pasado cerca de Sariñena.

Cuando me enteré de la promoción de TwoNav para el sorteo de inscripciones  de la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON 2016, no  dudé  en apuntarme y, por primera vez, resulté afortunado en una cosa de estas.

El viaje en carretera, acompañado de  mi padre (que  siempre se apunta a un bombardeo), no se hizo pesado en la soleada tarde del viernes.  El tramo de Fraga a Sariñena es aún más bonito de lo que recordaba, sobre todo los acantilados sobre el Alcanadre, en Ballobar, que por sus formas recuerdan a una catedral, por los extensos  campos de frutales y las achatadas y peladas montañas de las que parecen que van a salir los indios a caballo en cualquier momento.

Llegamos a Sariñena. Había un ambiente espectacular en la expo, mucha gente,  stands muy cuidados y todo muy bien organizado. El detalle de los datos personales, teléfonos, etc. de cada participante en el reverso del dorsal me pareció un buen detalle, para caso de accidente. Busco el  stand de los amigos de TwoNav, pues me han propuesto probar uno de sus navegadores durante la carrera, un Anima+. Intento hacerles ver que no soy un probador muy adecuado, pues la verdad es que más allá de un sencillo cuenta kilómetros no estoy familiarizado con la alta tecnología en la bicicleta (bueno ni en ningún otro sitio), pero no parece preocuparles. Tras unas breves explicaciones, monto el navegador en la bici y hacemos unas sencillas pruebas, con el track de la ruta ya cargado. El manejo  y el acceso a la información son muy sencillo.

El día D se ha levantado soleado pero con viento, y eso no es nada bueno, pues por experiencia sé que va a ir a más. En el stand de TwoNav una sorpresa increíble: el Mito, Miguel Induráin, va a correr también con el equipo TwoNav, y nos hacemos unas fotos. Qué momento… Después de esto hay que darlo todo sin reservas. Aún queda una hora para empezar y se va hacer interminable. Faltan 10 minutos y en el cajón de salida ya no cabe ni un alfiler.

Ramón González con nuestro embajador Miguel induráin en la ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON 2016

Los primeros km son de suave descenso entre campos y frutales y con viento de lado.  Todo el camino va ser de pista de tierra, con algún tramo corto de asfalto. Ahora vamos rápidos y con mucho cuidado, pues aun vamos muy agrupados. Al poco rato  mi compañero Álex empieza a tirar fuerte  y pronto lo pierdo de vista. Es lógico, va a disfrutar más así. Mientras a mí me preocupa el viento pues, analizando el mapa del recorrido en el navegador, la dirección del viento y la brújula, todo indica  que los últimos 60 km va a venir casi siempre en contra o de lado. Me planteo empezar a conservar un poco las piernas. La llegada al primer avituallamiento es bastante rápida, a una media de unos 30 km/h según el Anima+. Desde ahí empieza la subida al   alto de Perafita.  No es muy dura ni tampoco muy larga, aunque el viento y el polvo continúan molestando. El espectacular paisaje hace que el cansancio pase más desapercibido. Llego arriba sin problemas y empieza un suave  descenso hasta Peñalba (Km 61), donde está el segundo avituallamiento. Compruebo la media en el navegador  y ya ha bajado a 22 Km/h. El viento cada vez es más fuerte ya sopla  completamente de cara, quedan 57  km y lo más duro está por venir. El trigo azotado por el viento parece una tormenta en un mar de color verde.  Se hacen interminables los 30 km hasta el tercer avituallamiento. Pedalear sin notar que avances prácticamente nada, eso  come la moral a cualquiera. Por lo menos el paisaje no pierde su encanto.

Llego al tercer avituallamiento (km 88) y todo mejora un poco. El viento sopla un rato de cola y puedo descansar y a la vez avanzar rápidamente. En seguida un descenso rápido, peligroso con gravilla  muy suelta y con los paisajes más bonitos del recorrido. En el último tramo,  del km 100 a Sariñena, el viento vuelve a soplar de lado y me saca literalmente del camino, por poco caigo a una zanja. Tengo que ir con la bici inclinada de lado para poder avanzar. Un último Km en asfalto y, por fin, meta. Mi padre me espera al lado de la línea, ya un poco preocupado. Tiempo final 6 horas, 51 minutos a una media de algo más de 17km/h. Estoy satisfecho por acabar, pero sin el viento se hubiera disfrutado más del recorrido, aunque entonces no hubieran sido Monegros. Respecto al Anima+, tenían razón de insistir: incluso yo he sabido usarlo y me ha venido de lujo.