Ciclismo, Sponsoring
Carles Ferrer, compañero de TwoNav, en la feria de L'Ariégeoise, antes de su participación

Nuestro compañero Carles Ferrer en L’Ariégeoise

De sobras sabéis que, cuando esponsorizamos una prueba, pedimos a alguno de los participantes, bien del equipo TwoNav, bien anónimo, que comparta una crónica de la misma con nosotros. Esto lo hacemos porque no nos sirve una visión objetiva y externa de la carrera (puede que comunique muy bien pero carezca de carisma), sino que queremos saber cómo se vive desde dentro, en primera persona. Siguiendo esta línea le hemos pedido a alguien muy especial para nosotros que nos explique cómo fue L’Ariégeoise: nuestro compañero, Carles Ferrer. Sólo con leer su presentación os daréis cuenta que, con él, TwoNav tenemos un tesoro. ¡Gracias Carles!

Mi pasión por la tecnología y la cartografía se remonta a mi infancia: siempre me interesó conocer a dónde conducían los caminos y senderos que iba descubriendo en los paseos con mi bici. A los 10 años me compré mi primer mapa Alpina, ¡y todavía lo conservo! Años después aparecieron los GPS para bicicleta. Eran monocromo y no tenían posibilidad de incorporar cartografía, pero con mi mapa y mi GPS iba bien armado para poder orientarme por la montaña y descubrir nuevos lugares. Tiempo después descubrí el CompeGPS Land  y me abrió las puertas a más aventura: podía crear mis tracks y pasarlos al GPS, descargarme los de otros usuarios, analizar lo realizado a posteriori, descargar mapas de todo tipo y crear los míos propios escaneando los viejos que tenía en papel, etc.

Con esta mi historia, os podéis imaginar lo que supuso para mí la propuesta de trabajar en CompeGPS: me cambió la vida. Era un trabajo hecho a medida; no todo el mundo puede presumir de gozar de su trabajo y extrapolarlo al uso personal diario. Soy usuario como nuestros clientes, entiendo sus inquietudes y disfruto ayudándolos en el manejo de los nuevos productos que hemos ido sacando al mercado estos últimos años. Me apasiona poder testear y transmitir mi feedback al equipo de producto. En todo esto reside la grandeza de la empresa pequeña/media: puedes tener un trato más personalizado con el cliente que este agradece y sientes la recompensa del trabajo bien hecho.L'Ariégoise, una prueba cicloturista patrocinada por TwoNav

Hace año y medio me puse en serio con la bicicleta y he tenido la suerte de correr varias carreras cicloturistas, algunas, incluso, de orientación, como la Transpyr, en la que fue básico tener un GPS como nuestro Anima+. ¡Ahora tengo muchas ganas de nuevos retos y de ver como la tecnología nos ayuda a conseguirlos!

Mi experiencia en L’Ariégeoise

Si accedes al departamento de l’Ariège entrando por el túnel de Puymorens, te darás cuenta rápidamente que es una zona con un encanto especial: el valle se cierra, la carretera se estrecha, la naturaleza nos envuelve… Un panorama muy prometedor, seguro íbamos a disfrutar de lo lindo de la zona.

Tarascan sur Ariege era el centro neurálgico de la prueba, el pueblo en que tenía lugar la salida y la recogida de dorsales. Se respiraba un gran ambiente y muchos de los ciclistas se acercaban a nuestro stand para contemplar el recorrido a vista de pájaro, hacerse una foto en el photocall o saludar a Melcior Mauri, que vino con nosotros al evento.

Incluso viajeros de otras épocas se interesaron por nuestros GPS

Incluso viajeros de otras épocas se interesaron por nuestros GPS

 

El domingo amanecía nublado pero sin frío. Nos acercamos hasta la salida esperando el pistoletazo inicial. Antes de empezar, os pongo en situación: no hacía ni una semana que me había recorrido los Pirineos de Roses a Hondarribia en 7 días; La transpyr backroads me había dejado justito de fuerzas y aún me estaba recuperando. La idea era hacer L’Ariégeoise a ritmo sostenible, sin grandes esfuerzos, piano-piano y a pedaleo constante, para poder terminarla bien y disfrutarla al máximo. Pero sólo empezar me di cuenta de que no sería así… Al ser una carrera cronometrada de principio a fin, los ciclistas iban a por todas desde el primer momento, muy distinto a cuando sólo cronometran algún puerto.

Rodando por llano a 40/45 km/h me pasaban como flechas por los dos lados. Tuve que aumentar el ritmo o no podría meterme en ningún grupo para ir relativamente cómodo. Al tomar altura, la niebla nos envolvía poco a poco.  Frío y una fina lluvia nos acompañaron en gran parte de la ruta. La mayor parte del recorrido transcurría a más de 1000mts de altura. Aquí tenemos un error que suelo cometer a menudo: no cuento con esos cambios climatológicos que entraña la montaña y voy poco abrigado. Nunca está de más llevar un cortavientos, unos manguitos y, por supuesto, un impermeable, porque clima en la montaña es de extremos y cambios rápidos

Recuperé bastante tiempo en los puertos tirando de experiencia, gracias a mantener la mente fría y no dejarme llevar por el ritmo del resto de ciclistas. Como decimos popularmente, yo, a la mía. El Pailleres era el reto del día: 16km con una pendiente media de casi 10%. Por suerte mi ritmo sostenible es relativamente alto y me permite hacer este tipo de puertos con soltura. Mucho tiene que inclinarse el asfalto para no permitirme eso…

Noté mucha falta de chispa en el continuo sube-baja final, debido a el desgaste de la semana anterior, pero con paciencia lo fui solventando. Es normal sentir mucho el dolor en las piernas cuando se enfrían en una bajada y debes calentarlas de nuevo para subir. Cuando eso es una constante porque el terreno nos reta con esa orografía, hay que saber tener paciencia y no gastarnos más de lo debido en ese calentamiento.

Antes de llegar a meta tenía la opción de desviarme para subir un último puerto, el Plateau de Beille, o terminar ahí. Llevaba 150km y me quedaban 10 hasta el coche. Preferí dejar el último puerto como reto para el año que viene. Suena a excusa, y lo es. Estaba agotado. Si llego a estar bien, no habría dudado en subirlo.Maillot de L'Ariégeoise

Aun así, fue un muy buen fin de semana en general. Recomiendo mucho esta carrera a ciclistas competitivos que quieran ponerse a prueba antes otros participantes que no se lo van a poner nada fácil. Fue una lucha de principio a fin, tanto que… ¡tuvimos hasta sprint final!

Quisiera felicitar a la organización por su gran trabajo, pues no debe de ser nada fácil organizar una carrera de 4 recorridos a la vez.

Carles Ferrer

Muchísimas gracias, Carles, por compartir esta experiencia con nosotros y… ¡que vengan muchas más!

Share this Story
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook