MTB

La cima del Balandrau en bicicleta, por Rutabike

Cuando decimos  “hemos hecho cumbre” quiere decir que hemos alcanzado el punto más alto de una montaña. Hacerlo sobre una bicicleta, con las dificultades que ello conlleva, más si el pico en cuestión tiene los atributos físicos característicos de una cumbre de alta montaña pirenaica, como en este caso el Balandrau, supone uno de los grandes placeres del biker de espíritu montañero, un tipo de ciclista que lo hace no sólo por un mero reto deportivo, sino por el puro placer de la aventura y porque “hacer cumbre” también implica descubrimiento y conocimiento, tanto del territorio como de uno mismo.

El Balandrau es una montaña de 2.585 metros del Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser, situada en la sierra que separa los valles de Ribes y Camprodon, entre los municipios de Queralbs y Vilallonga de Ter.

El inicio de la ascensión es el pueblo de Serrat, un pequeño núcleo en el valle del Freser perteneciente al municipio de Queralbs. Esta ascensión se puede hacer montado en la bicicleta prácticamente hasta el Coll dels Trespics, en la cota 2.400. A partir de aquí hay que empujar la bici prácticamente hasta la cima, aunque hay un tramo intermedio donde podemos pedalear en un entorno totalmente salvaje y agreste, que convierte cada vuelta de biela en una experiencia totalmente placentera y revitalizadora.

Balandrau

El retorno al punto de salida es un descenso trialero exigente de aproximadamente 1.000 metros. Sin necesidad de bajar de la bicicleta, realizamos un primer tramo improvisando el trayecto sobre la marcha, navegando entre prados y bosques de alta montaña de considerable pendiente. Hacia el final descendemos por un sendero de firme irregular bien señalizado.

Descripción del itinerario: el Balandrau en mountain-bike

Salimos del pueblo de Serrat por un antiguo camino de herradura que baja hasta el río. Al otro lado, tras un corto tramo a pie, continuamos por un camino que transita por un frondoso bosque y que enlaza con la pista que conecta a través del Coll de Meianell los pueblos de Ribes de Freser con Tregurà. Un trayecto que se eleva gradualmente sobre el valle y nos permite mantener una cómoda cadencia de pedaleo hasta el collado. Si al ritmo constante añadimos las magníficas panorámicas del territorio que nos rodea, la subida se hace realmente amable. Cabe destacar, entre otras vistas, la de la Sierra Cavallera, con su cima principal, el Taga, a los pies del qual descansa el apacible pueblo de Pardines.IMG_5966

Desde el collado vemos no muy lejano el Balandrau y podemos intuir el trayecto para subir a la cumbre.  Nos concedemos una tregua después de la larga ascención para disfrutar del entorno antes de atacar la cima. Las redondeadas laderas de un verde perenne entre el Puig Cerverís y la cima de Mont-roig se llenan en verano de grandes rebaños de ganado que, cumpliendo con el ritual anual, han trashumado desde los valles a las montañas para aprovechar mejor los frescos y abundantes pastos. Una bucólica imagen que acompañada del ir y venir del sonido de los cencerros perdiendose en la lejanía invitan a la distensión.Balandrau

Continuamos de llano perfilando la cabecera del valle de Tregurà y, pasado el cauce de las aguas que bajan de la Coma de Fontlletera, tomamos un sendero que recorre una pista abandonada. Conectamos con el viejo camino del refugio de Coma de Vaca, al otro lado del Coll de Trespics. El trayecto no es tan exigente como cabría suponer, teniendo en cuenta que nos permite llegar montados pràcticamente hasta el mismo collado, a 2.400 metros.

Hasta la cumbre quedan menos de 200 metros de desnivel. Aunque hay que empujar la bicicleta prácticamente durante todo el recorrido por un sendero trillado, hay una pequeña y atractiva excepción pedaleando por el collado que separa las cimas del Trespics y el Balandrau, rodando en un ambiente impresionante de belleza extrema por la parte alta de el valle de Coma de Vaca, cerrada por cimas que se acercan a los 2.900 metros. Pirineo en estado puro encima de la bicicleta, realmente apasionante.Balandrau

El descenso desde la cumbre hasta Serrat, siguiendo la cresta de l’Atalaiador es exigente. No encontramos ningún camino hasta el Pla d’Anyella y para llegar hay que improvisar el recorrido, primero entre prados y firme rocoso y más abajo, buscando senderos entre el bosque. Este tramo puede ser arriesgado en el caso que se gire niebla ya que en el Pirineo los cambios repentinos son frecuentes en verano, un buen GPS, como el Anima+, y el track que puedes encontrar en rutabike facilitarán la orientación y el camino a seguir en caso de imprevistos. Al Pla dels Anyells llega la pista que sube desde el Refugio de Arola, por donde continuamos bajando hasta encontrar el sendero, señalizado con hitos, que nos permitirán llegar a Serrat.

Share this Story
  • MTB

    La cima del Balandrau en bicicleta, por Rutabike

    Cuando decimos  “hemos hecho cumbre” quiere decir que hemos alcanzado el punto más alto de una montaña. Hacerlo sobre una bicicleta, ...
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook