MTB, Noticias
Rutabike grabando la Transagrantábrica

CÓMO PREPARAR LA TRANSCANTÁBRICA, UNA TRAVESÍA MÁGICA

Si os gusta la BTT y buscáis una aventura inolvidable para las próximas vacaciones, estáis en el lugar adecuado. Nuestros compañeros de Rutabike, que hace poco os presentamos, han salido con su Anima+ a grabar una travesía que todo amante de la bici de montaña debería hacer algún día: la espectacular Transcantábrica. En este artículo nos explican su aventura pero, además, nos dan todas las claves para preparar a la perfección esta y cualquier otra travesía.

LA TRANSCANTÁBRICA, UNA TRAVESÍA MÁGICA

La Transcantábrica es una travesía de 600 km de pistas forestales, caminos rurales de montaña y trialeras que recorren la geografía más agreste y salvaje de la naturaleza peninsular. Fue publicada en 2009 por Juanjo Alonso en una guía de Desnivel Ediciones. Completar este recorrido en BTT no es sólo una aventura deportiva sino que, principalmente, es un viaje por paisajes extraordinarios, pueblos que conservan la esencia de viejos estilos de vida y un reto para cualquier amante de la bicicleta y de la montaña. Eso sí, hay que estar preparado física y mentalmente, ya que algunas etapas son muy exigentes y, a pesar de la belleza del paisaje, la fuerza física nos puede desfallecer.

Nuestro punto de salida fue Piedrafita do Cebreiro, en la provincia de Lugo. Atravesamos por Asturias y León hasta llegar a Cantabria, en la ciudad de Reinosa, punto final de nuestra travesía. Hacer la cordillera Transcantábrica en bicicleta y con las alforjas, sin ningún tipo de asistencia, es una experiencia donde se mezclan multitud de sentimientos y de sensaciones, desde la impotencia provocada por el cansancio y por la dureza de algunas etapas (son 13 en total), hasta la alegría y la satisfacción de haber conseguido un objetivo que sin el esfuerzo y la perseverancia habría sido mucho más difícil. Este viaje fue, sin duda, mágico, no sólo por los paisajes que la naturaleza nos brindaba, sino también por haberlo hecho con la mejor de las compañías.
Rutabike grabando la Transagrantábrica

CÓMO NOS PREPARAMOS PARA LA TRANSKA

Land y mapas de TwoNav

La dificultad de la Transka hacía que fuera totalmente IMPRESCINDIBLE complementar la guía con el uso de un GPS, para no perder tiempo con posibles problemas de orientación en tramos complicados o, por ejemplo, con niebla, muy habituales en la cordillera. Nuestra prioridad era llegar cada día al destino fijado sin contratiempos de orientación, disfrutando del viaje y sin perder tiempo buscando caminos.

Analizamos el trayecto: Primero, identificamos sobre el mapa en papel los puntos de paso de cada etapa para tener una primera impresión del recorrido.

Dibujamos los tracks de la propuesta: Para esta tarea trabajamos con el software de TwoNav, el Land, cuya versatilidad nos ofrecía las garantías precisas para trazar sobre un mapa digital todo el trayecto. En primer lugar buscamos el mapa más adecuado. Luego marcamos todas las coordenadas UTM que proponía la guía a modo de geocachés que podíamos posteriomente introducir en el Anima +. Con este paso ya teníamos una secuencia o línea de puntos digital y real que nos daban una aproximación del trazado. Posteriormente identificamos y marcamos como coordenadas en el mapa digital pueblos, collados y otros elementos del territorio citados en la guía, pero de los que no teníamos datos de las coordenadas UTM. Cada vez el cerco se estrechaba más y la línea era más precisa. Sólo nos quedaba dibujar el camino exacto entre cada punto. En los tramos en que la cartografía digital o física no mostraba el camino a seguir, recurrimos a Google Earth para intentar identificarlo. Evidentemente no siempre fue posible (la resolución de Google Earth en muchos casos no era suficiente para precisar el camino con exactitud). Esto añadió un plus de aventura y riesgo, pero teníamos suficiente información para cargar en el Anima +. Al mismo tiempo marcamos en el mapa digital el inicio y final de los tramos imprecisos y también dibujamos posibles alternativas en caso de no encontrar el camino exacto.

Decidimos introducir algunos cambios en la travesía: Modificamos las dos primeras etapas, ya que a nivel logístico nos era más fácil empezar en O Cebreiro que en Boluta, donde propone el autor de la guía. Dibujamos con el Land la variante que nos enlazaba con la travesía original. También, debido al peso de las alforjas, acortamos las etapas y diseñamos variantes en tramos que no teníamos claro poder realizar en una sola jornada y en los que no había sitios para pernoctar.

Marcamos en el mapa las coordenadas de puntos de interés: Con la ayuda del Land, nos marcamos los alojamientos donde dormiríamos, los pueblos cercanos a la travesía, por si en un momento dado necesitábamos escaparnos del trayecto original, y los centros de interés.

Ya teníamos los tracks virtuales de cada etapa que nos dieron la información aproximada de distancias, desniveles, tramos de senderos y su longitud, etc., para hacernos una idea del tiempo que podríamos emplear en la realización de cada etapa echa a nuestra medida.

Rutabike grabando la Transagrantábrica

LOGÍSTICA

Land, mapas de TwoNav y Anima+

Lugar de inicio y de llegada: Una vez diseñada nuestra propia versión de la travesía pero siguiendo prácticamente siempre el trazado original propuesto por el autor de la guía, nos ocupamos de cómo llegar al punto de inicio y cómo volver. Decidimos que iríamos en coche de Barcelona a Palencia, con buena comunicación ferroviaria con Reinosa, final de nuestra travesía, y dejaríamos el coche allí. Cargamos las coordenadas de la estación de tren de Reinosa en el Anima +, para quenos llevara aprovechando la función que lo convierte en un navegador para coche.

Detalles finales: Buscamos los alojamientos e hicimos las llamadas oportunas para formalizar las reservas. También decidimos marcar pueblos fuera de la ruta para tener vías de escape en caso que surgieran problemas. Reseguimos sobre los mapas en papel con rotulador fluorescente todo el trayecto. Los mapas convencionales, aunque vayas con GPS, son de gran utilidad e imprescindibles en una travesía, porque te ayudan a ubicar tu posición respecto al territorio y, consecuentemente, identificar todos los elementos del paisaje: pueblos, collados, sierras, etc.

Equipaje: Preparamos el equipaje imprescindible para ir lo más ligeros posible: kit mínimo de reparación para averías frecuentes, una muda de bicicleta, una muda de ropa limpia, un calzado ligero para final de etapa, un prenda de abrigo y poca cosa más. También una cámara ligera para tomar fotografías y su cargador. Para el Anima + no hace falta llevar batería de repuesto, ya que tiene suficiente autonomía para una jornada y, en caso extremo, se puede poner en posición de mínimo consumo para alargar la autonomía; tan sólo con el cargador es suficiente.

Preparación del Anima+: Cargamos todo los archivos producidos con el software de Land en el Anima+:
• Tracks de cada etapa y las posibles variantes o alternativas como vía de escape en caso de complicaciones: mal tiempo, problemas de orientación, fatiga etc.
• Waipoints de centros de interés, alojamientos, inicio y final de tramos que no teníamos claros para poder navegarlos en caso de no encontrar el camino, pueblos fuera de la ruta…
• Mapas digitales que nos podían ayudar en la travesía

Rutabike grabando la Transagrantábrica

EJECUCIÓN

Anima+

Experiencias en las que el Anima+ fue de gran ayuda durante la travesía:

En Rutabike, como clásicos viajeros que somos, no concebimos las travesías sin llevar encima la cartografía tradicional de una gran extensión de territorio que desconoces. Pero sería una error no aprovechar las ventajas que ofrece el GPS, al igual que lo sería viajar sólo con el navegador sin los mapas. Cualquier viajero que prepara una travesía por territorio desconocido lleva consigo al final del proceso de elaboración un mapa mental de lo que se va a encontrar. El Anima+ te ayuda a corroborar el trayecto que ya has imaginado y te evita consultar el mapa cada vez que tienes dudas hacia donde orientar tus pasos. La aventura no consiste en viajar solamente siguiendo un trazado en la pantalla digital y esperar a ver qué pasa, atravesar montañas implica un cierto conocimiento del territorio, aunque sea virtual. La cartografía te ayuda a identificar el entorno: cimas, valles, collados por los que has de pasar, y el Anima+ te dibuja el camino exacto. Y si se quiere viajar con el sistema de orientación clásica, siempre te queda el recurso de apagarlo o usarlo sólo como brújula. Pero hay que tener en cuenta que hay momentos en los que la ayuda de un buen navegador se hace imprescindible: te puede sacar con eficiencia de situaciones problemáticas o comprometidas.

En la cordillera cantábrica se crean con facilidad situaciones de abundante niebla. La imposibilidad de ver más allá de tus narices siembra en cada cruce un mar de dudas. En estas situaciones los tracks cargados con la ruta o las variaciones de la misma simplifican de forma considerable los riesgos. Nos pasó en las últimas etapas de la travesía, tuvimos dos días de lluvia y niebla persistente y era imposible orientarse. En la primera , Anima + nos ayudó a encontrar una alternativa por cotas más bajas, dado que era arriesgado hacerlo por los pasos elevados; y en la segunda, nos marcó el camino a seguir durante todo el trayecto, que prácticamente hicimos envueltos en una densa niebla que no nos dejaba ser conscientes de por dónde ni hacia dónde pedaleábamos. En otra ocasión, la etapa discurría por senderos de alta montaña que se confundían fácilmente con los caminos trazados por el ganado que suele pastorear en las altas cumbres o que quedaban ocultos por la vegetación. Podíamos ver el punto hacia el que nos dirigíamos pero no el camino exacto para llegar. El track, aunque sea virtual, te indica el camino óptimo a seguir. Si además el track es de un viajero que lo ha hecho ya, no te permite albergar ninguna duda de por dónde seguir.

También hubo una etapa donde la imposibilidad de encontrar el camino propuesto en la guía nos obligó, después de varias horas intentándolo y con la consiguiente fatiga física y mental que nos dejó momentáneamente bloqueados, a variar nuestra ruta dando un rodeo, que aunque más largo nos ayudó a superar ese tramo con solvencia.

Hay muchas más funciones que puedes aprovechar de un GPS, pero, por ejemplo, ¿a quién no le interesa saber mínimamente conocer un resumen de los datos de cada etapa, como desniveles acumulados, distancias y tiempos empleados en hacerlas, tres datos básicos de los muchos que puedes tener en un Anima+?

Rutabike grabando la Transagrantábrica

 

Share this Story
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook