Alpinismo-montaña, Ciclismo, Noticias, Productos, Senderismo
En montaña es importante llevar un GPS para total seguridad

El GPS, una herramienta de seguridad imprescindible para la actividad outdoor

Prácticamente todo deportista outdoor cuenta con un GPS, y, el que no, suele ser por falta de conocimiento en cuanto a la importancia del mismo para su propia seguridad. Para echar un poco de luz sobre el asunto, hemos querido hoy comparar la utilidad de un dispositivos GPS con la del tradicional mapa y brújula y también con una corriente tan nueva como arriesgada: la navegación con smartphone.

Por qué necesito un GPS

Los completísimos dispositivos GPS que existen actualmente en el mercado permiten una infinidad de funciones muy útiles para deportistas de todo nivel y tanto en entrenamientos como en competiciones. De hecho, están sustituyendo a pulsómetros, cuentakilómetros, cadenciómetros, etc., porque ofrecen todas estas mismas competencias en un solo aparato, como hace nuestro Anima+ o el Ultra.

Pero la función básica de un GPS, la tradicional, es aportarnos SEGURIDAD y LIBERTAD PARA DESCUBRIR, porque nos permite saber con precisión en qué punto geográfico nos encontramos y ver hacia dónde nos dirigimos. A lo largo de la historia, los métodos de orientación, siempre una preocupación principal, han sido muchos y muy variados, pero el salto del mapa y brújula, tantos siglos a la cabeza, al GPS ha sido enorme.

Mapa y brújula, superados pero nunca obsoletos

Desde luego, las ventajas que ofrece un GPS respecto a mapa y brújula son grandes y muy conocidas.

Es importante llevar mapa y brújula además de GPS

  • Un GPS nos permite saber con exactitud nuestra posición (nuestras coordenadas). Con un mapa tradicional, puede ser muy complicado si ya nos hemos desorientado, aunque, por supuesto y siempre acompañado de la brújula, nos evitará movernos en círculo para ir en una dirección concreta.
  • Un GPS permite seguir un track ya grabado, por nosotros mismos o por un tercero y que hayamos descargado, de forma muy ágil, sencilla y segura (el Anima+, por ejemplo, el cual podemos programar para que pite en caso de desviarnos de la ruta los metros de nuestra elección). Esto nos permitirá enfocar toda nuestra atención en otra cosa, desde disfrutar el paisaje hasta concentrarnos en otros aspectos relacionados con la seguridad en zonas difíciles. Y además, podremos saber cuántos kilómetros, tiempo aproximado y desnivel nos quedan hasta nuestro destino.
  • En situaciones de poca visibilidad (porque es de noche, por niebla, por ventisca…) el GPS es vital, porque nos permite ver nuestra posición sobre el mapa gracias a la retroiluminación y guiarnos sin dificultad. Teniendo en cuenta que la climatología es muchas veces imprevisible, el GPS es imprescindible para cualquier amante del outdoor.
  • En caso hacer una salida libre –sin seguir un track- con un GPS, siempre podemos volver sobre nuestros pasos sin ninguna dificultad si surge cualquier problema, porque nuestro trayecto se habrá grabado con exactitud.

Pero no hay que olvidar algo: todo buen aventurero, además del GPS, siempre lleva con él brújula y mapa tradicional. Por más fiable y de más calidad que sea el dispositivo, no deja de ser una tecnología, y, como todas, no está 100 % libre de un posible fallo o avería. No tiene por qué ocurrir, pero en temas de seguridad, siempre hay que contemplar todas las posibilidades.

GPS vs Smartphone

Actualmente navegar con un smartphone es algo muy habitual, demasiado, teniendo en cuenta el desconocimiento que hay en torno a los inconvenientes que esto presenta y que pueden poner en peligro nuestra integridad. TwoNav también cuenta con una aplicación para el móvil, pero nos será muy útil sólo si nuestra actividad es escasa y poco exigente. Sin embrago, las ventajas con las que cuenta un GPS respecto a cualquier Smartphone lo hacen imprescindible para la mayoría de actividades outdoor.balanza smartphone gps

Visible bajo el sol: Las pantallas de los GPS de calidad, como los TwoNav, son las llamadas transflectivas, es decir, que aprovechan la luz del sol para una mejor visibilidad. Al contrario de lo que ocurre con la pantalla de un móvil, como más expuesta esté al sol, mejor la veremos.

Resistencia: Los GPS deben de ser, obviamente, a prueba de golpes, de polvo y de agua y resistir a temperaturas extremas (nuestros TwoNav garantizan  hasta – 30º). Ni el más resistente de los smartphones está preparado para las actividades outdoor de cierta dificultad.

Autonomía: Es un factor determinante. La navegación consume mucha energía, por lo que un móvil no podrá funcionar sin recarga más de 3 o 4 horas seguidas. Un GPS, dependiendo del modelo y del uso que se haga de él, puede estar en funcionamiento entre 6 y 20 horas seguidas. Además, existe el riesgo de que, si usamos el móvil para guiarnos y acabamos con la batería, no tengamos la posibilidad ni de orientarnos ni de llamar.

Pantalla: la pantalla táctil no es capacitiva, como la de los móviles, sino que es resistiva. Esto hace que funcione a la perfección aunque se moje o aunque esté cubierta de polvo. Y además, se puede usar con guantes –básico para ciclistas-.

Señal: Los receptores que incluyen la mayoría de GPS son más sensibles y permiten conectarse a un mayor número de satélites. De este modo, la señal que recibe el dispositivo es más rápida, fluida y precisa. Bien hay que decir que actualmente existen modelos de Smartphone con receptores de calidad que permiten una navegación aceptable.

 

Share this Story
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook