Noticias, Trail
Joel Jaile termina la Transpyrénéa

Joel Jaile, un héroe en la Transpyrénéa

“Todo depende de cómo vayamos solventando los problemas que surjan, porque surgirán, y muchos…” Ya lo decía Joel Jaile, flamante 14º clasificado en la Transpyrénéa 2016, antes de que empezara la carrera: para bien o para mal, en este tipo de pruebas las cosas prácticamente nunca salen como se han planeado y toca improvisar. Eso es lo que hicieron nuestros grandes protagonistas del evento, el mismo Joel y Eugeni Roselló, y, aunque Eugeni arrastra la tristeza de la dura decisión que no le quedó más remedio que tomar, para nosotros, ambos son héroes y han demostrado una fortaleza mental al alcance de pocos. Esta semana os contamos la experiencia de Joel; la que viene, la de Eugeni.

El dificilísimo inicio de la Transpyrénéa para Joel Jaile

Confesó que era la carrera que sentía que llevaba preparando toda la vida. Se sabía fuerte y salió a por la victoria desde el km.1, pero, como había vaticinado, el problema surgió… Fue en cabeza hasta el km.25 y, entonces, empezó a tener fuertes problemas estomacales que, si bien llevaba arrastrando días, parecían solventados, pero no… Quizás el sofocante calor contribuyó a que reaparecieran y con más fuerza, no lo sabemos, el caso es que le impidieron comer para reponer fuerzas, le impidieron respirar bien  y lo sumieron en la debilidad. Tanto en el CP1  (km.34) como en el CP2 (km.41) tuvo que hacer largas paradas en las que, para colmo, no pudo apenas comer. ¡Y le quedaban más de 900 km por delante! Si bien al terminar confesó que el abandono se le pasó por la cabeza, lógicamente, en el momento mismo sólo nos llegó un mensaje en el que decía que iba en modo “adventure survivor” (acompañado de una sonrisa) y que tenía que recargar baterías porque “¡vamos muy lejos!”.

Joel Jaile inicia la Transpyrénéa

La gran mejora

No fue hasta el CP4 (km.93) cuando la cosa pareció mejorar realmente, y en el CP5 ya estaba prácticamente recuperado al 100%. Había ido adelantando posiciones progresivamente y, a partir del CP6 sólo podía ir aún mejor, porque empezaba la alta montaña, su fuerte. Eso sí, las tormentas hicieron aparición y, además de acusar el frío, estuvo a punto de tirar los bastones a causa de los rayos. En el Km.235 nos informó que estaba disfrutando como un niño, porque estaba en su terreno, y que, aunque tenía la espalda un poco tocada por cargar la mochila de 10kg y por dormir en el suelo, iba súper bien de piernas.

Joel Jaile mejora en la Transpyrénéa

La foto del CP8 (abajo) lo dice todo: ¡energía a tope! También un buen encuentro, un compañero sueco, Jonas, junto al que corrió a buen ritmo durante bastantes kilómetros y que entró por la puerta grande en la categoría de amigo. Unos kilómetros más tarde, además, recibiría la compañía de su pareja, que le aportó un chute de motivación.

Aunque desde el problema inicial había decidido tomarse la carrera con calma para, ante todo, poder terminar, las fuerzas iban irremediablemente a más y, al CP13 (km.463), ¡ya llegó en la posición 21! Hay que decir que dio lo máximo ese día porque le afectó mucho enterarse del abandono de Eugeni, y quiso llegar a  tiempo para ofrecerle a su gran amigo todo el ánimo del mundo, pero no llegó a tiempo…

 Joel Jaile en el CP8 de la Transpyrénéa

Pequeños percances en la recta final de la Transpyrénéa

La aventura continuaba y las fuerzas respondían. Pequeños percances, como un desprendimiento de rocas que le hizo recorrer 9km de más o el que tuvieran que recortar su etapa favorita, pero sin más gravedad. Y así siguió kilómetros y más kilómetros, con la energía por las nubes y disfrutando como un loco; eso sí, sorprendido con los grandes desniveles del recorrido. En el tercer Punto de Vida (Km.678) y ya en 12ª posición, la carrera se suspendió temporalmente por tormenta eléctrica, pero al poco volvió a arrancar, y los corredores tuvieron que enfrentarse a las fuertes lluvias y a terrenos embarrados y difíciles. Por suerte, no hubo percances, aunque sí que, algo más lejos, en el CP20, las piernas de Joel dieron signos de fatiga, ¡nada que fuera a afectarle en la recta final!

Algunos percances en el final de la Transpyrénéa

El heroico final y la bonita conclusión de Joel Jaile sobre la Transpyrénéa

Tras 13 días y veinte bastantes horas, Joel Jaile cruzaba heroico la línea de meta, cumpliendo un sueño y dejando este emotivo mensaje: “Vuelvo a casa con la mochila llena de grandes aventuras. Nada más empezar tuve serios problemas y pensé en retirarme, pero, tras un largo descanso y viendo que mi salud no corría peligro, decidí continuar. Salí desde muy atrás y, por primera vez en mi vida, preocupándome por los tiempos de corte, y fue precisamente eso lo que me permitió conocer a grandes personas de las que he aprendido mucho, personas del Líbano, de Estados Unidos, de Sudáfrica, Argentina, Australia, Singapur, Suecia, Portugal… Hay gente para todo, es cierto, pero en general las personas de este mundillo son simplemente geniales.”

Agradecimiento de Joel Jaile sobre la Transpyrénéa

He vivido mil y un estados de ánimo, un mezcla de incontables sentimientos que me han hecho sentir muy vivo. Ahora necesito reposar y asimilar todo lo vivido, que es mucho. Vuelvo a la realidad, pero dentro mío sigo llevando a aquel niño que cantaba: ‘yo, de pequeño, quería ser aventurero!’”

 

Share this Story
  • Joel Jaile termina la Transpyrénéa
    Noticias Trail

    Joel Jaile, un héroe en la Transpyrénéa

    “Todo depende de cómo vayamos solventando los problemas que surjan, porque surgirán, y muchos…” Ya lo decía Joel Jaile, flamante 14º ...
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook