Noticias
TwoNav

Marc Toralles recibe el segundo premio Juanjo Garra

Nuestro embajador Marc Toralles ha recibido el segundo premio Juanjo Garra 2016, el cual entrega la Federació d’Entitats Excursionistes de Catalunya (FEEC). Queremos  hoy recordaros el porqué de este premio, y qué mejor forma de hacerlo que con una narración del propio Marc sobre la gran aventura que lo mereció:

“Contra todo pronóstico a finales de Agosto la cara Norte de las Grandes Jorasses presentaba buenas condiciones para la escalada en roca. Conocía Philip en el refugio de Gouter, donde estuvimos dos días esperando el buen tiempo. La larga espera dio para hablar de muchas cosas y como no de vías y escalada, entre ellas la vía Manitua. A ambos nos motivaba mucho el poder escalar esta vía.
Naturaleza
En 1991 la ruta fue escalada en solitario por Slavko Sveticic. La vía Manitua recorre la pared vertical de 400 metros que queda a la izquierda del Espolón Croz. Para llegar a esta pared primero hay que superar una gran rimaya, ascender por una campa de nieve y hielo bastante vertical que sigue por un terreno indefinido de hielo y roca. En condiciones secas, como cuando lo subimos resulta bastante expuesto debido a la mala calidad de la roca, hasta llegar debajo de la pared vertical. Diez largos de escalada de hasta 7a+/7b con un último largo de A3 o como lo hicimos nosotros 7c nos llevan de nuevo al espolón Croz. A partir de ahí la escalada se hace más fácil y las dificultades más clásicas pero no hay que subestimar. La meteo para la última semana de Agosto, parecía ser muy estable y cálida.
Yo trabajaba hasta el 23 en Ecrins y Phillip al no encontrar compañero se fue a escalar en solo al pilar de El Gervasutti en el Mont Blanc du Tacul así que decidimos encontrarnos el 24 al mediodía en Chamonix. La idea inicial era subir al refugio de Leschaux y escalar el 25 pero ambos nos encontrábamos cansados así que decidimos quedarnos un día más en el refugio para descansar ya que el pronóstico para el viernes todavía era bueno.
TwoNav
Nuestro planteamiento era subir la vía en el día lo que significaba no llevar ni saco de dormir ni hornillo para fundir nieve. Lo que añade compromiso a esta actividad. Nos levantamos alrededor de las 1:30, desayunamos y alrededor de las 2:15 empezamos a andar y atravesamos el glaciar hasta situarnos en el pie del Espolón Croz. Rápidamente ascendimos la empinada rampa de nieve. Continuamos por una diagonal por terreno mixto hasta llegar a una zona más rocosa debido a la falta de hielo. En la parte rocosa nos encordamos y progresamos en ensamble. Perdimos un poco de tiempo porque al inicio del tramo de escalada mixta nos fuimos demasiado a la izquierda y nos costó volver a la ruta.
Las condiciones en las que habíamos encontrado este primer tramo de la vía nos había exigido más de lo que nos pensábamos. Pero la motivación continuaba a tope! Una vez en el pie de la pared no vimos exactamente por dónde empezaba la ruta. Después de 10 minutos buscando el inicio del primer largo encontramos una vira que ascendía en diagonal hacia el pie del evidente diedro.
Una vez en la vía pudimos disfrutar de los diez largos de esta vertical pared, ya que en general estaba bastante seca, teniendo en cuenta dónde estamos. Optamos por subir sin mochilas lo que significaba que teníamos que atarlas a una de las dos cuerdas que usábamos para escalar ya que no disponíamos de cuerda auxiliar ni de ninguna polea para remontarlas. Eso nos hizo perder mucho tiempo, ya que el que subía segundo, tenía que ir soltando la cuerda de los mosquetones para que el otro pudiera izar las mochilas hasta el siguiente seguro.
TwoNav

 

Phillip encadenó todos los largos y yo todos exceptuando el inicio del 7ª+/b que estaba húmedo y después de una travesía andando empezaba por una placa fina con los pies en adherencia. La posible caída sobre la repisa me hizo desistir de intentar siquiera ese primer tramo en libre. En el último largo Phillip decidió subir por el 7c de la ruta “le Nez” ya que no disponíamos de gancho y sólo disponíamos de un pitón que nos había dado Cloe(La Guarda del refugio de Leschaux). Llegamos al nevero por encima de las principales dificultades. Aquí podíamos salir por el espolón Croz o continuar por la vía Manitua siguiendo por unos 200 m de escalada mixta hasta el espolón Croz dónde termina la vía Manitua. Seguimos por la Arista rocosa del espolón Croz escalando algún tramo muy expuesto debido a la pésima calidad de la roca. Los dos últimos largos los subimos por un Couloir mixto (con poca posibilidad de asegurarte)a la izquierda del espolón que nos llevó a la cima. La parte superior estaba en muy malas condiciones debido a la falta de hielo, nuestra suerte fue haber llevado dos piolets cada uno para poder superar los dos últimos largos.
A las 20.50 estábamos en la cima. Rapelamos directamente desde la punta Croz, no fue la mejor decisión ya que la roca estaba muy descompuesta y los rappels muy precarios pero al llegar a la cima entró la niebla y no pudimos ver con claridad por dónde bajar. Rapelar hasta la campa de nieve nos llevó unas tres horas. Superar la gran grieta para poder llegar a la ruta normal de la Punta Walker de las Grandes Jorasses nos llevó otra hora. Una vez en la traza de la Punta Walker sólo nos quedaba descender hasta el refugio Boccalatte.
A las 4.30 de la mañana llegábamos al refugio dónde nos pusimos a dormir en la terraza para no despertar a nadie. A primera hora de la mañana apareció Franco Perlotto guarda del refugió que nos ofreció café y un plato de pasta que nos dio fuerzas para descender el valle y coger un autobús de vuelta a Chamonix.”
TwoNav
Share this Story
  • TwoNav
    Noticias

    Marc Toralles recibe el segundo premio Juanjo Garra

    Nuestro embajador Marc Toralles ha recibido el segundo premio Juanjo Garra 2016, el cual entrega la Federació d’Entitats Excursionistes de Catalunya ...
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

Facebook