Alpinismo-montaña, Noticias

Rumbo a la Patagonia con Marc Toralles y TwoNav

Marc Toralles vive para, por y de la montaña. Ya es técnico deportivo de alta montaña y está cursando estudios para convertirse en técnico superior, en todo un sherpa. Aunque si, como dicen, la experiencia es un grado, su título lo tiene más que ganado a golpe de aventuras. La próxima será el ascenso al Cerro Torre, un pico insigne de la Patagonia. No es una partida ganada, pero TwoNav hará lo posible para ayudarlo a que, al final, lo sea.

Marc Toralles nació hace 33 años en Sant Cugat del Vallés. Ni su entorno familiar ni el geográfico le encauzaron hacia lo que es hoy su vida, sino que tuvo que ser totalmente independiente antes de descubrir la grandeza de las cimas. Eso ocurrió hace 10 años y sobre dos ruedas: él y su pareja querían hacer un viaje diferente y decidieron cruzar el Pirineo en mountain-bike. La conexión con los altos picos de la cordillera fue mágica, pero la dureza de la aventura considerable, quizás demasiado… Más que un viaje, lo que habían hecho era enfrentarse a un reto deportivo. Creyendo que el problema radicaba en el excesivo desnivel, decidieron atar las alforjas a su bicicleta y recorrer con lo puesto zonas naturales que, aunque lejanas, fueran más accesibles a pedales. Esta idea les llevó a lugares remotos de Islandia, Mongolia o la India, les llevó a acumular unas vivencias únicas, pero resultó ser la primera, la más cercana y además “fallida”, la que había hecho mella en Marc. Había quedado marcado por la pureza de las cumbres pirenaicas.

Tenía que volver a la montaña, a lo más alto, pero en condiciones. Esto fue a sus 25 años. Empezó con un curso de escalada, luego apuntándose a un club y después, viendo que su ambición iba más allá que cualquier propuesta que encontraba, reclutando a compañeros que quisieran seguirlo en su evolución como alpinista. Siempre compaginándolo con la escalada en roca, empezó con corredores de nieve y luego con rampas fáciles, de unos 50º o 60º de desnivel, que aún no pedían escalar. Luego fue incrementando la vertical hasta subir por cascadas de hielo. Cuando ya estuvo curtido, lo unió todo en paredes que implicaran escalada en roca, en nieve y en hielo. Y su entusiasmo seguía creciendo… El error de su primera escapada no fue la montaña, fue el no sentirla con sus propios pies y sus manos. Vuelta a recorrer el mundo, pero ahora sí, como alpinista.

El año pasado viajó a los Alpes con un compañero de afición, Bru Busom. Allí imaginaros una idea grandiosa: viajar a la Patagonia, un lugar referente en su deporte, sobre todo por la climatología adversa, para subir un pico emblemático, el Cero Torre, situado ya en pleno hielo patagónico. La idea pronto dejó de ser idea para pasar a ser plan, y ambos, Marc Toralles y Bru Busom, parten el viernes 20 de noviembre rumbo al continente americano para intentar, con el apoyo de TwoNav, una hazaña memorable.

Van muy preparados, pero el clima tendrá la última palabra. En aquella zona se puede estar un día a 0º centígrados y apenas notar una pequeña brisa y amanecer el siguiente a -20º y vientos de hasta 150 kms/hora. La aventura durará unos 4 o 5 días -deben de recorrer a pie los 40 kms que separan su campamento, situado en el Chaltén, de la base del Cero Torre, hacer cima y volver al campamento- pero prevén pasar allí entre un mes y un mes y medio, porque habrán de esperar una ventana de buen tiempo en las predicciones. Aun así, una predicción no deja de ser eso, sólo una predicción, y en el caso de que se gire una ventisca en contra de lo previsto sus TwoNav les serán vitales. Marc ha recorrido zonas muy remotas para las que la cartografía es muy difícil de conseguir o poco útil –en el hielo patagónico las grietas aparecen aleatoriamente y pueden exigir desvíos enormes-, por lo que está acostumbrado a trazar su propio track sobre ortofotos. Si no osaría emprender la ruta sin sus Twonav es porque, en caso de muy mal tiempo, puede que tengan que abortar el plan y deshacer lo recorrido, pero es común, con la ventisca, no ver a más de un palmo. En este caso extremo su vida podría depender de la posibilidad de deshacer el track ya grabado y en un tiempo ajustado. Cuentan hacer el tramo de aproximación con el Anima y el ascenso con el Ultra, porque será mucho más cómodo llevarlo en la muñeca a la hora de escalar. Obviamente llevarán baterías de repuesto y un pequeño cargador portátil.

Así pues, este gran reto de Marc también supone un reto para nosotros. Le seguiremos minuciosamente para, cuando el WiFi lo permita, seguir transmitiéndole todo nuestro apoyo. Y por supuesto haremos el seguimiento de esta gran aventura a través de nuestras redes sociales. Y es que, Marc, ¡estamos contigo!

 

Share this Story
Load More Related Articles

Facebook Comments

Newsletter

Facebook