MTB
el-pedro-dels-quatre-batlles

El Pedró dels Quatre Batlles. El balcón de Cataluña

Bikers, después de leer lo que hoy nos trae Rutabike, la ascensión al Pedró del Quatre Batllets se convertirá en un objetivo ineludible e inaplazable para vosotros. Hablamos de la que parece ser una de las rutas más bellas del país, tanto que a nuestros compañeros les faltan las palabras para describir el torbellino de emociones que en ellos ha despertado el hacerla. Disfrutadla, porque la haréis seguro.

¿Qué se siente cuando el paisaje inunda los ojos? ¿Qué se experimenta cuando la mirada abarca tanto territorio que aturde? ¿Cómo transmitir con las palabras justas las emociones que nos invaden después de vivir una intensa y solitaria ruta, impresionantemente bella, salvaje y singular?

    el-pedro-dels-quatre-batlles

Podemos encontrar los adjetivos y verbos precisos, la poesía necesaria para alentar a los viajeros con sed de aventura a soñar o imaginar esta vivencia, pero nunca seremos tan concisos como cuando la traslademos a la realidad y la experimentamos en primera persona.

El Pedró dels Quatre Batlles, con 2.383 metros de altitud, corona el macizo de Port del Compte en el Pre-pirineo catalán. Su ubicación privilegiada nos regala con una de las panorámicas más extensas de las que se pueden disfrutar desde el interior del país. Desde su cima redondeada se dominan los paisajes del Pre-pirineo, la Cordillera Transversal, la Cordillera Pre-litoral, la Depresión Central y una amplia vista del Pirineo central.

La ascensión a la cima desde el pequeño núcleo de Alinyà, aunque larga, no presenta excesivas dificultades técnicas y sólo exige constancia. Dejando a un lado las valoraciones de exigencia física que la aventura requiere, lo más interesante de la ruta no es tan sólo alcanzar una cima con cualidades suficientes para bautizarla como “El balcón de Cataluña”, todo el trayecto en sí es tan atractivo que la convierten en un objetivo ineludible para cualquier amante de la BTT.

el-pedro-dels-quatre-batlles

El inicio, remontando el Valle de Alinyà hacia el Coll d’Ares, es realmente estimulante: una carretera pacíficada y sinuosa nos despabila la musculatura camino de Alzina de Alinyà. A partir del pequeño nucleo, a medida que ganamos altura, la mirada se entretiene con las cordilleras que cierran el valle, que se despliegan abruptas y retorcidas, testigo directo de la actividad geológica que las originaron.
Si la fortuna nos sonrie, des del mirador ubicado en la parte alta del valle, quizás podamos ver juntas sobrevolando estos agrestes espacios, las cuatro especies de buitres presentes en el viejo continente, una maravilla única en Europa.

el-pedro-dels-quatre-batlles

Nos dejamos caer hacia el valle de la Vansa inmersos en una abundante masa forestal cuando repentinamente la sorpresa se nos presenta en forma de imagen de postal: en primer plano un pequeño pueblo, Ossera, de casas alineadas en armonía coronando una resalte rocoso que cae vertical hacia el valle y detràs, rellenando el fondo, la imponente sierra del Cadí mostrando imperturbable una bella silueta de perfil sinuoso que insinua la verticalidad de las paredes de la vertiente contraria.

Nos espera un desnivel de 1.200 metros para alcanzar la cumbre del Pedró dels Quatre Batlles. Una tramo exigente de dureza atemperada por los momentos memorables que se viven. La travesía del Prat Llong es sencillamente inolvidable: nos deslizamos por una pequeña y alargada llanura de prados alpinos salpicada de pino negro, siguiendo antiguas trazas de vehículos todo terreno que en algún momento han dejado sus huellas en este encantador paraje.

el-pedro-dels-quatre-batlles

Abducidos por esta bucólica imagen, cambiamos de pantalla cuando el Pedraforca nos rescata de la apacible calma, alzandose poderoso y altivo como un pico pirenaico, mostrando orgulloso una imagen poco conocida, no por ello menos sobrecogedora.

El trayecto hasta la cumbre y el posterior descenso por el lomo de la Sierra de Campelles es una experiencia sorprendente. Más que sorprendente, sublime, uno de esos instantes mágicos que el cerebro ancla para siempre en la memoria: avanzamos por una geología peculiar de rocalla calcárea fragmentada donde los briznas de hierba luchan encarnizadamente por sobrevivir, invistiendo las cumbres de un aspecto realmente singular, tant diferente, que raptan el entendimiento transportándolo a un espacio que no parece de este mundo.

El Pedró dels Quatre Batlles

Lo que queda de recorrido hasta al punto de salida depara aún sorpresas agradables. En un ambiente profundamente aéreo, sobrevolamos los valles que se acomodan paulatinamente a la gran llanura que forma la Depresión Central, con el Segre abriéndose paso en su camino hacia el mar. Seductora es un adjetivo que define muy bien el emplazamiento del Corral del Sastre, una pequeña meseta de pastos rodeado de profundos valles, un auténtico paraíso que invita a aminorar la velocidad y a la contemplación. Más: aunque parezca inverosímil, por el valle donde nace la Ribera Salada, que recorremos a una cierta altura para no perder cota, corren aguas con una concentración salina tan alta comparable a la densidad de la del Mar Muerto. Finalmente, la cautivadora imagen aérea del Valle de Perles con su estrecho desfiladero nos recuerda de nuevo la belleza salvaje de este territorio por descubrir y pone punto y final a una ruta del todo imprescindible.

Salud y pedal.
Tenéis más información y la descarga del track aquí

Mongolia Bike Challenge 2013 (Crónica por etapas)

Mongolia Bike Challenge 2013 (Crónica por etapas)

El próximo 30 de septiembre comienza la clásica Mongolia Bike Challenge 2013. Una exigente y durísima carrera de 7 etapas, 850 kms y 14.000m de desnivel acumulado, donde se mezclan corredores profesionales del MTB internacional, con un grueso de aficionados a este deporte que quieren poner a prueba su capacidad física y mental. CompeGPS estará presente con los hermanos Zamora –Marcel y Pau- que intentarán luchar por la victoria y marcar la diferencia con sus dispositivos Twonav Sportiva2 y Ultra. Veremos qué ocurre…

Mongolia Bike Challenge 2013
Read more