MTB, Noticias, Sponsoring
Antonio Ortiz nos da consejos para arontar la TwoNav Emporda BTT Extrem

Los consejos de Antonio Ortiz (Buff pro Team MTB) de cara a la TwoNav Empordà BTT Extrem

Todos conocéis a Antonio Ortiz, un personaje tan talentoso como carismático, por supuesto del Buff Pro Team MTB. Hace poco sufrió una fuerte caída en la Absa Epic Race que lo ha tenido algo apartado de los entrenamientos. Aun así, estará con nosotros en la salida de la TwoNav Empordà Xtrem dando lo mejor de él, contagiando de su alegría y esperando empatar con las ganas la algo escasa preparación. Además, hoy, nos da unas recomendaciones que seguro ayudarán a los participantes y a todos los que tengan prevista enfrentarse a una prueba de MTB por etapas. Las incontables que él lleva a las espaldas -¡y los muchísimos los podios!- lo convierten en un consejero de lujo.

1.- Este primer consejo va dirigido, sobre todo, a todos los participantes que viven por la zona: si tenéis la oportunidad, descargaos el track e id a hacer el circuito antes de la carrera. Yo lo haría sin duda. En una carrera por etapas hay que ser precavido, guardar fuerzas, y el conocimiento del circuito os permitirá saber dónde podéis exprimir más y dónde deberéis reservaros. Por supuesto, si no es posible, el desnivel que os indique vuestro GPS será de gran ayuda, pero teniendo en cuenta que a ese desnivel habría que añadirle una parte técnica –cómo es el terreno- para saber realmente la dureza, siempre es mucho mejor hacer el circuito antes.

2.- La alimentación durante los días previos es muy importante. Poco importa cuál sea vuestro nivel o cómo tengáis previsto afrontar la carrera: una prueba tan larga y por etapas, como es la Twonav Emporda BTT Extrem, siempre os va a exigir mucho. Se debe de hacer una buena carga de carbohidratos durante los días previos, que serán la fuente principal de energía durante la carrera. También hay que cuidar mucho la hidratación. Es un grave error pensar que hay que empieza en la línea de salida: los dos días anteriores a la prueba son también importantísimos.Antonio Ortiz , del Buff Pro Team, nos da recomendaciones para la TwoNav Emporda BTT Extrem

3.- Cuando os alimentéis en carrera debéis de ser muy conscientes que lo estáis haciendo ya de cara a la siguiente etapa –la contrarreloj- y a la del domingo. Debéis de terminar en mucho mejor estado del que lo harías en una carrera de un solo día. Así pues, la alimentación e hidratación deben de ser mayores y, por supuesto, hay que hacer una gestión perfecta del esfuerzo. Aquí no vale lo de vivir el momento, porque si no, el siguiente va a ser pero que muy duro.

4.- Este tipo de carreras en las que el circuito no está señalizado –en el caso de la TwoNav Empordà BTT Extrem, los puntos más conflictivos sí lo están- son una mezcla de competición, aventura y orientación. Hay que saber navegar, y eso no quiere decir solamente saber usar vuestro dispositivo GPS. Debéis de anticiparos a lo que pueda ocurrir: es mucho mejor perder unos segundos en analizar con atención el track, que perder mucho más porque os toca deshacer la parte del camino que habéis tomado erróneamente.

5.- La mecánica también es un punto importante. Por supuesto hay que llevar la bici revisada y a punto, pero también hay que cuidarla durante el recorrido. Igual que para la navegación, hay que anticiparse. El poner mucha atención os podrá evitar el gran disgusto que sería quedar fuera de carrera por haber rajado un pneumático o roto una cadena.

la navegación es muy importante en la TwoNav Emporda BTT Extrem

Agradecemos muchísimo esta gran aportación de Antonio Ortiz y os deseamos, a él y a todos, ¡una gran TwoNav Empordà BTT Extrem!

Alpinismo-montaña, Ciclismo, Noticias, Productos, Senderismo
En montaña es importante llevar un GPS para total seguridad

El GPS, una herramienta de seguridad imprescindible para la actividad outdoor

Prácticamente todo deportista outdoor cuenta con un GPS, y, el que no, suele ser por falta de conocimiento en cuanto a la importancia del mismo para su propia seguridad. Para echar un poco de luz sobre el asunto, hemos querido hoy comparar la utilidad de un dispositivos GPS con la del tradicional mapa y brújula y también con una corriente tan nueva como arriesgada: la navegación con smartphone.

Por qué necesito un GPS

Los completísimos dispositivos GPS que existen actualmente en el mercado permiten una infinidad de funciones muy útiles para deportistas de todo nivel y tanto en entrenamientos como en competiciones. De hecho, están sustituyendo a pulsómetros, cuentakilómetros, cadenciómetros, etc., porque ofrecen todas estas mismas competencias en un solo aparato, como hace nuestro Anima+ o el Ultra.

Pero la función básica de un GPS, la tradicional, es aportarnos SEGURIDAD y LIBERTAD PARA DESCUBRIR, porque nos permite saber con precisión en qué punto geográfico nos encontramos y ver hacia dónde nos dirigimos. A lo largo de la historia, los métodos de orientación, siempre una preocupación principal, han sido muchos y muy variados, pero el salto del mapa y brújula, tantos siglos a la cabeza, al GPS ha sido enorme.

Mapa y brújula, superados pero nunca obsoletos

Desde luego, las ventajas que ofrece un GPS respecto a mapa y brújula son grandes y muy conocidas.

Es importante llevar mapa y brújula además de GPS

  • Un GPS nos permite saber con exactitud nuestra posición (nuestras coordenadas). Con un mapa tradicional, puede ser muy complicado si ya nos hemos desorientado, aunque, por supuesto y siempre acompañado de la brújula, nos evitará movernos en círculo para ir en una dirección concreta.
  • Un GPS permite seguir un track ya grabado, por nosotros mismos o por un tercero y que hayamos descargado, de forma muy ágil, sencilla y segura (el Anima+, por ejemplo, el cual podemos programar para que pite en caso de desviarnos de la ruta los metros de nuestra elección). Esto nos permitirá enfocar toda nuestra atención en otra cosa, desde disfrutar el paisaje hasta concentrarnos en otros aspectos relacionados con la seguridad en zonas difíciles. Y además, podremos saber cuántos kilómetros, tiempo aproximado y desnivel nos quedan hasta nuestro destino.
  • En situaciones de poca visibilidad (porque es de noche, por niebla, por ventisca…) el GPS es vital, porque nos permite ver nuestra posición sobre el mapa gracias a la retroiluminación y guiarnos sin dificultad. Teniendo en cuenta que la climatología es muchas veces imprevisible, el GPS es imprescindible para cualquier amante del outdoor.
  • En caso hacer una salida libre –sin seguir un track- con un GPS, siempre podemos volver sobre nuestros pasos sin ninguna dificultad si surge cualquier problema, porque nuestro trayecto se habrá grabado con exactitud.

Pero no hay que olvidar algo: todo buen aventurero, además del GPS, siempre lleva con él brújula y mapa tradicional. Por más fiable y de más calidad que sea el dispositivo, no deja de ser una tecnología, y, como todas, no está 100 % libre de un posible fallo o avería. No tiene por qué ocurrir, pero en temas de seguridad, siempre hay que contemplar todas las posibilidades.

GPS vs Smartphone

Actualmente navegar con un smartphone es algo muy habitual, demasiado, teniendo en cuenta el desconocimiento que hay en torno a los inconvenientes que esto presenta y que pueden poner en peligro nuestra integridad. TwoNav también cuenta con una aplicación para el móvil, pero nos será muy útil sólo si nuestra actividad es escasa y poco exigente. Sin embrago, las ventajas con las que cuenta un GPS respecto a cualquier Smartphone lo hacen imprescindible para la mayoría de actividades outdoor.balanza smartphone gps

Visible bajo el sol: Las pantallas de los GPS de calidad, como los TwoNav, son las llamadas transflectivas, es decir, que aprovechan la luz del sol para una mejor visibilidad. Al contrario de lo que ocurre con la pantalla de un móvil, como más expuesta esté al sol, mejor la veremos.

Resistencia: Los GPS deben de ser, obviamente, a prueba de golpes, de polvo y de agua y resistir a temperaturas extremas (nuestros TwoNav garantizan  hasta – 30º). Ni el más resistente de los smartphones está preparado para las actividades outdoor de cierta dificultad.

Autonomía: Es un factor determinante. La navegación consume mucha energía, por lo que un móvil no podrá funcionar sin recarga más de 3 o 4 horas seguidas. Un GPS, dependiendo del modelo y del uso que se haga de él, puede estar en funcionamiento entre 6 y 20 horas seguidas. Además, existe el riesgo de que, si usamos el móvil para guiarnos y acabamos con la batería, no tengamos la posibilidad ni de orientarnos ni de llamar.

Pantalla: la pantalla táctil no es capacitiva, como la de los móviles, sino que es resistiva. Esto hace que funcione a la perfección aunque se moje o aunque esté cubierta de polvo. Y además, se puede usar con guantes –básico para ciclistas-.

Señal: Los receptores que incluyen la mayoría de GPS son más sensibles y permiten conectarse a un mayor número de satélites. De este modo, la señal que recibe el dispositivo es más rápida, fluida y precisa. Bien hay que decir que actualmente existen modelos de Smartphone con receptores de calidad que permiten una navegación aceptable.

 

Ciclismo, Noticias, Sponsoring

Carlos Mazón participará en la Transcontinental 2016 con TwoNav

A sus 29 años recién cumplidos, Carlos Mazón ha acumulado más aventuras que muchos en toda una vida. Este recorrido tan pequeño en tiempo como grande en experiencias podría haberlo dotado de una cierta pedantería, conocedor de mundo que es, pero, sorprendentemente, su entusiasmo es el de un niño y su sencillez conmovedora. Ha sido irresistible para TwoNav el decidir apoyarlo en un 2016 cuyo calendario ya ha llenado de sueños por cumplir.

 

Quién es Carlos Mazón y en qué consiste Biziosona

Carlos Mazón es ingeniero mecánico y fotógrafo, natural de Bilbao y amante -o “militante”- de la bicicleta como medio de transporte. En su foto de presentación de Facebook lo vemos sobre su sencillísima bicicleta de carretera, por la que no habrá pagado más de 300 o 400 euros, unas clásicas zapatillas streetwear, el casco ligeramente “echado” hacia atrás sobre una visera algo retro, ropa de calle y gafas de pasta. Una carta de presentación casi del todo normal. Sería la imagen del típico ciclista urbano si no fuera por las alforjas enganchadas a su portamaletas; sería el típico ciclista urbano si se hubiera dedicado a descubrir en bici su ciudad, y no medio mundo, de esa misma guisa y con lo puesto. Su proyecto se llama “Biziosona”, un juego de palabras que funciona en Euskera porque puede traducirse como “bici muy buena” y “vida muy buena”, y no se trata más que de sus ganas de recorrer el mundo y de que su experiencia, todo lo aprendido y vivido, sirva no sólo para un enriquecimiento propio, sino para el de todos los que le rodean -en su blog termina su presentación animando a que le preguntemos sobre mecánica, viajes, bicicletas…-.

El nacimiento de una pasión

Empezó a andar en bici a la edad de 20 años y con el simple afán de moverse por su ciudad de una forma sostenible, de aportar su pequeño granito de arena en convertir su Bilbao natal en una ciudad más amable. Pero cuando un espíritu aventurero y vehemente acaricia por primera vez lo que será su verdadera pasión, ya no hay quien lo pare. Bilbao se le quedó pequeño y se lanzó a descubrir, sobre su montura de dos ruedas, los pueblos de los alrededores. Disfrutaba como un loco. Cada vez fue ampliando más sus horizontes y, naturalmente, su preparación física, que la técnica, siempre que cumpliera un mínimo, nunca estuvo entre sus prioridades. En 2011 realizó su primer viaje fuera de España: nada menos que 3300 km por Europa, pasando por Bélgica, Francia y Alemania, visitando pequeños pueblos y las principales ciudades centroeuropeas. A esta gran aventura le siguieron tantas como tiempo libre conseguía. Buscó carreras de grandes distancias que le llevaron a seguir recorriendo el continente- como la Transpirenaica o las Mil millas de Vitoria, de la que salió victorioso- y este año, incluso, a cruzar el atlántico: completó la Trans Am Bike Race, que consiste en atravesar los Estados Unidos de costa a costa -6850km-, sin asistencia, buscándose la vida y durmiendo a la intemperie. ¡Y llegó en segunda posición! Este currículum a las espaladas no es más que un principio, porque no tiene ninguna intención de parar.

Proyectos para el 2016: la Transcontinental

Tiene varias aventuras previstas, como recorrer la península haciendo la diagonal que va de Bilbao a Algeciras y volver a remontar, pero desde Almería, o la Atlantic Wild Way, 2200km por Irlanda en modo autosuficiencia. Pero su gran y más ansiado proyecto para el año a venir es la Transcontinental, cuyo recorrido reproduce la histórica conexión entre Europa y Asia Occidental a través de las carreteras con mayor altitud del mundo. El pistoletazo de salida se dará el 31 de julio en Capelmuur, Bélgica, y a partir de entonces los participantes deberán de recorrer 3850 km, con 52.000 metros de desnivel positivo acumulado,  para terminar en Troya, Turquía. A diferencia de la Transamericana, que consiste en una ruta única, la misma para todos, los participantes de la Transcontinental tendrán que buscar su propio recorrido, el que más les convenga, y sólo están obligados a pasar por los puntos de control repartidos en 4 puntos estratégicos del mismo. Tampoco contarán durante ningún tipo de asistencia durante la carrera.

Cómo se está preparando

Su preparación para la Transcontinental empieza desde ya. Hará unos tres meses de trabajo base –kilómetro y más kilómetros- e irá después añadiendo algo de trabajo de fuerza. Pese a que no parece un entrenamiento demasiado técnico por ser de resistencia pura y dura, se pueden cometer muchos errores, y, por eso, por primera vez contará con un entrenador. Antes hacía tiradas larguísimas, de hasta 300 km. Ahora tiene previsto recortar las distancias lo suficiente como para entrenar lo mismo pero gastando menos. Como él asegura “está aprendiendo”.

Carlos dice no ser demasiado rápido. Si le gusta este tipo de carreras es porque exigen mucho más que una buena preparación física: piden saber de mecánica, apañarse con la orientación, estar dispuesto a asumir la falta de sueño, comer mal… En resumen, requieren una fuerza mental y un carácter aventurero para los que de poco sirve el entrenamiento: han de venir de serie en la persona.

Qué Twonav llevará y en qué le ayudará

Haciendo honor a su carácter confiado y entrañablemente despreocupado, Calos Mazón debió de ser uno de los pocos que se atrevió a enfrentarse la Transamericana sin llevar GPS. Aunque se trataba de un recorrido único que no debía de sufrir modificaciones, se perdió unas tres o cuatro veces, siempre de noche, a causa de la escasa visibilidad.

Pero las diferencias que la Trascontinental presenta frente a la Trans Am harán que su Anima+ le será vital. Y no solo el Anima+, también el Land. Como hemos comentado anteriormente, esta carrera es totalmente libre siempre que se respeten los 4 puntos de control, así que exige un trabajo previo considerable de trazado de tracks. Además de marcarse la ruta a seguir, deberá de prever un plan B, es decir, una serie de tracks alternativos por si encontrara imprevistos en el recorrido, como cortes de carretera, obras, etc.

Una vez lanzado a la aventura, su Anima+ será su gran aliado, el compañero de fatigas que lo guiará desde Capelmuur hasta Troya.

 

Al equipo TwoNav nos enorgullece enormemente apoyar a Carlos Mazón, un personaje tan afable como valiente y aventurero, y esperamos ilusionados la llegada del mes de julio para compartir con él la gran aventura que promete ser la Transcontinental.

 

Ciclismo, MTB

Jaume Caró y Silvia Hurtado, el tándem perfecto del equipo TwoNav

No son profesionales y nunca pretendieron serlo. Jaume Caró y Silvia Hurtado, ciclistas TwoNav, lo tienen muy claro: el deporte les aporta aventuras, diversión, salud y, además en su caso, un punto de unión que solidifica la relación familiar, pues son pareja deportiva y sentimental. No le pueden pedir más. Los notables resultados son sólo un plus que, aunque valoran, no les preocupa ni lo más mínimo.

Apenas hay deporte outdoor que, entre los dos, no hayan tocado. Jaume empezó algo más tarde que Silvia, porque, al criarse en una familia no demasiado vinculada a este mundo, se tuvo que hacer solo como deportista, y, obviamente, eso exigía alcanzar cierta edad. De muy pequeño probó el BMX y el fútbol, pero se quedó con el segundo, no por una preferencia, simplemente porque era la actividad extraescolar más común y, sobre todo, porque no pedía largos desplazamientos. La bici no volvió a su vida hasta aproximadamente sus 18 años y por azar, o, quién sabe, por destino: un conocido banco le regaló una mountain-bike en aquella época en la que los sorteos de bicicletas todo terreno estaban a la orden del día. A partir de ahí, empezaron los paseos, las pedaladas populares, las tiradas largas…; en resumen, la adicción a la bicicleta de montaña y no sólo a ella: aunque era su actividad principal y favorita, también entró pisando fuerte en el mundo de los raids de aventuras. Gracias a ellos –y a un amigo común- conoció a Silvia. Sabía que ella estaba muy fuerte, sobre todo en bici, y los resultados lo corroboraron: como pareja mixta apenas había podio que se les resistiera, tanto en raids como en duatlón de montaña. Eran un tándem perfecto en el deporte y empezaban a serlo en la vida.

Se encontraron en un punto común cerca de la treintena, pero el recorrido de Silvia hasta entonces había sido muy distinto al de Jaume: ella sí que creció rodeada y educada en el deporte. Probó el tennis, el judo y la natación, se atrevió con la carrera a pie por asfalto y por montaña, compitió en raids y duatlón de montaña, incluso finalizó un half ironman. El destacar nunca estuvo entre sus ambiciones. Como Jaume –y desde entonces con él- lo que siempre ha querido y ha hecho es disfrutar. Como el talento no entiende de intenciones, aun así sus resultados fueron y son más que relevantes: entre otros grandes puestos y marcas, se encuentra en el top ten de la Quebrantahuesos general femenina y terminó 2ª clasificada en la Barcelona-Perpignan-Barcelona. También Jaume, por su lado, ha destacado en carreras tan importantes como la Titan Desert, en la que quedó 16º de la general en 2008, o la Iron Bike, en la que fue séptimo tres años atrás.

Una vez fueron padres, su clara prioridad por la familia hizo que su carrera deportiva tuviera que verse recortada en tiempo y, por tanto, también en diversidad. En contra de lo que imaginaron, esto no perjudicó a los resultados, que hoy siguen siendo más que destacables gracias quizás a esta obligada especialización. Ambos han elegido categóricamente la bicicleta, pero mientras que Jaume tiene un claro favoritismo por las carreras de orientación en mountan-bike, Silvia se ha decantado por el cicloturismo.

TwoNav hemos acompañado a estos grandes deportistas durante la temporada que ahora toca a su fin y nos aseguran que hemos sido de gran ayuda. Por un lado, en competición, la “fiabilidad y precisión de los tracks y mapas de nuestros Anima+ y, especialmente, la duración de la batería, nos ha aportado la seguridad y la tranquilidad necesaria para centrarnos en la carrera”, asegura Silvia. Pero sus Anima+ también les son unos aliado en los entrenamientos gracias, en parte, a la tecnología ANT+: “podemos controlar distancias, altitudes, cadencia, frecuencia cardíaca, recorridos y comparar con otros entrenamientos similares para evaluar el nivel de preparación”.

Esta aportación es recíproca: además de los muy buenos resultados que han ido obteniendo este año, ofrecen a TwoNav una valor añadido: unos humildes principios que nos enorgullecen, una forma de entender el deporte con la que no podemos más que coincidir y que nos resumen perfectamente en esta frase: “Más que retos deportivos, lo que queremos vivir son aventuras”. Por eso volveremos a estar con ellos este año y por eso estamos seguros que seguirán dando mucho que hablar. Los seguiremos de cerca en un calendario extenso, variado y “sin manías”, basado más en la belleza de la carrera que en caché. Porque siendo así, seguro que acumularán interesantes vivencias que nos inspirarán a todos.

¡Mucha suerte a los dos para la temporada 2016!

Noticias, Trail
Marc Caros consiguío la tercera posición del Adventure Trail 2015

Marc Carós se hace con la tercera posición en el Adventure Trail

El pasado domingo 25 de octubre, nuestro corredor del equipo Merrel TwoNav, Marc Carós, participó en el Adventure Trail, un concepto de carrera diferente para el que el Anima+ le fue imprescindible. Hoy nos cuenta en qué consistía y cómo se hizo con una nada fácil tercera posición.

“La Adventure Trail es una carrera de unos 35km y 1600 metros positivos que sale del santuario de Els Àngels y termina en Rocacorba (Gerona). Es una carrera rápida y poco técnica. Pese a que no paso por mi mejor momento de forma –hace poco tuve una lesión y, estas dos últimas semanas, problemas personales me han tenido apartado de los entrenamientos-, me hacía especialmente ilusión correr esta carrera; primero, por despejarme un poco de esos problemas y, segundo, porque el concepto me encanta: en todas las carreras que he hecho hasta ahora el circuito estaba marcado con cintas o con spray. En esta, pese a no ser una técnicamente una prueba de orientación, no habría señalización ninguna, sino la que noche anterior nos enviarían el track por correo electrónico y, desde el mismo arco de salida, nos tendríamos que apañar con nuestro GPS.

Cuál no sería mi decepción cuando vi que finalmente habían decidido marcar los dos primeros kilómetros… Aunque sólo fueran dos, a mi modo de ver ya perdía un poco la esencia, porque la gracia radicaba en que desde el mismo inicio te olvidaras del resto de corredores, a riesgo de perderte si no era así. Así que bueno, salimos guiados y más rápido de lo previsto.

Deportivamente me fue bastante bien, teniendo en cuenta mi falta de entrenamiento. Los primeros kilómetros estuve en cabeza, pero los nueve últimos se me hicieron eternos, durísimos; me pasaron dos corredores y terminé en tercera posición. Era un resultado que me esperaba, acorde con mi estado de forma. Y como experiencia fue genial, me gustaría repetir en mejor condición física.

Marc Carós en pleno Adventure Trail

El Anima + fue una herramienta indispensable. A diferencia de otros GPS,  en el Anima+ no sólo se ve la línea del track dibujada en el mapa, sino también el perfil y en qué punto de él nos encontramos. Al no ser una carrera de orientación pura, esto me fue más útil que la base mapa. Además tengo la opción de dividir el perfil en tramos y destacar cada kilómetro en un color diferente al anterior. Así, de un simple vistazo, sin necesidad de prestar una atención que en pleno esfuerzo no consigo prestar, puedo saber, por ejemplo, cuántos kilómetros exactos me quedan de subida y el desnivel de cada uno. La gestión de la ascensión se vuelve muchísimo más precisa y consigo rendir al máximo. La verdad es que esta funcionalidad me ayudó mucho.”

Desde TwoNav agradecemos la disponibilidad de Marc Carós, le felicitamos por ese luchado tercer puesto y esperamos que pronto vuelva recuperar la forma deseada, para atacar la nueva temporada a lo grande.