Noticias, Trail
Ragna Debats celebrando el podio de la Pierra Menta Été

Ragna Debats arrasa en la Pierra Menta Été

El fin de semana semana pasado se celebró una prueba a la que le tenemos especial cariño por varios motivos. Primero porque es una prueba mítica (le viene heredado de su hermana mayor) a la que TwoNav hemos apoyado desde la primera edición. Segundo, porque siempre hemos tenido allí una embajadora que se ha llevado la victoria, también desde su primera edición. La prueba es, por supuesto, la Pierra Menta Été, y la trail runner, Ragna Debats. Esta campeona nos ha explicado su periplo por los Alpes.

Ragna Debats y su compañera Ester arrasan en la Pierra Menta Été

Justo una semana antes de la Pierra Menta Été, que tan concienzudamente había preparado Ragna Debats, la llamó su compañera Ester trayendo malas noticias: estaba lesionada y no se sentía capaz de acompañarla en los Alpes. Drama. Primero, le sabía muy mal por su amiga. Segundo, tenía muy pocos días para encontrar a otra compañera. Aun así decidió intentarlo y empezó a tirar de agenda, pero, afortunadamente, Ester volvió a llamarla tres días después diciéndole que había aguantado dos entrenamientos seguidos sin dolor y que estaba dispuesta a intentarlo.

Pese a que finalmente se verían juntas en la línea de salida, el plan había cambiado completamente: irían a acabar, que no sería poco teniendo en cuenta lo que le había ocurrido a Ester. Y así, con esta mentalidad, salieron a afrontar los casi 26km de la primera etapa. En la bajada fueron precavidas, por el tema de la lesión, pero resultó que en la subida habían ido tan fuerte, que esto no fue suficiente para que las segundas las alcanzaran. Fue así una victoria maravillosamente inesperada y una gran motivación para el siguiente día.

El paisaje alpino de la Pierra Menta Été

Fotos de Nacho Grez

El segundo día salieron con muchas ganas y un plan renovado (¡o retomado!). El recorrido de esa segunda etapa era el más técnico de todos, pero Ester ya había ganado confianza y Ragna, como en la primera, iba súper bien. Fue, sin duda, la etapa más técnica. Aunque pronto se hicieron con la primera posición, llevaron a sus más directas rivales muy pegadas hasta la zona de las crestas, donde les sacaron una diferencia mucho más cómoda que mantuvieron hasta el final. Segunda etapa, a la saca.

En la tercera etapa decidieron no forzar demasiado para no “morir de éxito”. Aunque la rodilla de Ester no había dado señales de debilidad, sería absurdo forzar y jugarse la victoria total por la ambición de ganar otra etapa. Así, se colocaron en una confortable segunda posición y así fueron hasta el final de la subida, pegadas a sus rivales pero reservando al máximo. En la bajada y sintiéndose sobradas de fuerzas, no pudieron, lógicamente, dejar de intentarlo. Y sí, ¡volvieron a ganar! Fue esta una etapa mucho menos “arisca”, más boscosa, que les permitió disfrutar de los Alpes en todo su esplendor.

¡Muchas felicidades a nuestra Ragna Debats por haber literalmente arrasado!