Trail

Nuestra embajadora Ragna Debats compitiendo en el Nepal

Tras una temporada en la que la presión ha alcanzado cotas altísimas para nuestra embajadora Ragna Debats, la atleta catalano-holandesa se está enfrentando estos días a una prueba por etapas que, aunque competitiva, tiene un marcado talante de aventura existencial. Luchará contra algunas de las mejores corredoras del mundo por el podio, por supuesto, pero entre sus objetivos primeros también está disfrutar de lugares mágicos de esos que quizás sólo se ven una vez en la vida.

El pasado viernes, nuestra embajadora Ragna Debats cogió un avión rumbó a Kathmandu para participar en el Mansalu Mountain Trail, una prueba de trail running que se celebra en pleno corazón del Nepal y llena de peculiariades. Dejáos sorprender:

Dos etapas de nueve “no competitivas”

La primera de sus peculiaridades es que consta de 9 etapas de las cuales sólo 7 son competitivas. De hecho, en uno de esos dos días no es ni siquiera obligatorio salir a correr, sino que la organización aconseja mucho ir a visitar un lugarde esos que la mayoría de los humanos de a pie sólo veremos, y con suerte, en foto, y para ello hay que hacer una ascensión de 1000 metros. El segundo día sí que hay que completar el recorrido, pero como hay pasos técnicos a más de 5000 metros de altura, la organización no ha querido añadirle el plus de presión que supondría el tiempo.

 

Manaslu

 

Lugares de interés en los que el tiempo se para.

Y decimos que el tiempo se para en sentido figurado, pero también real. Ragna y el resto de corredores están encontrando, en su camino, auténticas maravillas durante el recorrido. La organización lo sabe muy bien, y por ello ha sido nuevamente original en la normativa: ha marcado algunas zonas como “puntos de interés” (santuarios, templos, monasterios…) y ha decidido que, cuando un atleta llegue a ellas, el crono debe de pararse para él y no volver a reanudarse hasta que decida dejar el lugar y seguir. Qué gran idea. Ragna nos aseguró, antes de marchar, que, aunque le corte el ritmo, parará a disfrutar de esos lugares mágicos que muy probablemente sólo verá una vez en la vida.

 

Nepal

 

Una prueba sólo para unos pocos afortunados.

Sólo serán 60 los corredores que puedan disfrutar de esta prueba. Esta limitación se debe a que la logística en esas zonas es realmente complicada. Por ejemplo, desde la salida de una etapa hasta la llegada, la comida, la ropa y los sacos de dormir de los corredores serán transportados en mulas llevadas por sherpas de la zona. Las infraestructuras también son demasiado escasas para acoger a más corredores.

Desafortunadamente tendremos que esperar a que termine la prueba, el próximo 23 de noviembre, para conocer el resultado de nuestra atleta, ya que durante la misma no está teniendo acceso a ningún tipo de conexión: ni internet ni telefonía móvil. Imaginamos que este último punto, teniendo en cuenta que ha viajado sola, no está siendo fácil, pero seguro que será una experiencia inolvidable. ¡Que la disfrutes mucho, Ragna!