Alpinismo-montaña, Ciclismo, MTB, Noticias, Senderismo, Sponsoring, Trail
twonav estrena cuenta de Instagram

Lo mejor de TwoNav ahora en Instagram

Nos declaramos 100% adictos al outdoor.

Cada vez abrimos más nuestros horizontes en cuanto al deporte al aire libre se refiere, cada vez vivimos más intensas y variadas aventuras, cada vez llegamos a rincones más lejanos e insólitos de la mano de nuestros patrocinados. Estamos en lo más alto del mundo de la MTB, del ciclismo, del trail, de la ultra distancia y del alpinismo. Todo ello nos permite vivir experiencias increíbles y, sobre todo, admirar los paisajes más maravillosos de la Tierra.

Queremos que todos los que nos seguís, también enamorados del outdoor, no os perdáis nada de todo esto. Por ello nos alegra informaros de que…

Lo mejor de TwoNav en imágenes está en Instagram

¡ESTRENAMOS CUENTA DE INSTAGRAM!

A través de ella tendréis acceso a todas nuestras mejores imágenes, disfrutaréis de los cuadros más impresionantes hasta los que nuestros TwoNav han guiado a nuestros embajadores y haréis un poco más vuestras todas sus aventuras. Tampoco olvidaremos compartir lo más novedoso de nuestra marca.

¡Contemplad el outdoor en toda su grandeza desde hoy mismo!

¡SÍGUENOS!

Alpinismo-montaña, Noticias
El ultra Trail Runner Joel Jaile, embajador de TwoNav

Joel Jaile, el amante de lo extremo

Corre carreras que superan los 700 km y en las condiciones más extremas imaginables. No bastándole, crea sus propios desafíos personales, aún más duros, si cabe. No es tarea fácil describir a alguien que encuentra la satisfacción donde otros encontrarían un infierno. Por eso, lo mejor es que sea el mismo Joel Jaile, uno de los mejores ultra trail runners del país y al que TwoNav tiene la satisfacción de acompañar, el que nos hable de él.

 

 ¿Quién es Joel Jaile?

Tengo 32 años, vivo en Bonmatí, Girona, y trabajo en la empresa familiar, Casademont, como responsable del área de ventas. Soy un enamorado de la montaña. Desde hace unos años me dedico a la ultra distancia: he participado en las carreras más largas y extremas del mundo y también he llevado a cabo mis propios retos personales. Me gusta hacer aquello que nunca antes se ha hecho.

 Nómbranos algunas de esas carreras y/o retos.

El año pasado, por ejemplo, gané la Goldsteig Ultrarace, que es la más larga Europa, con 670 km, y quedé 2º en la Yukon Artic Ultra, la más dura y fría del mundo: 730 Km y temperaturas que alcanzaron los 51º bajo cero. Precisamente el próximo de 3 marzo estreno una película documental sobre mi experiencia, durísima pero muy emotiva, en esta carrera. Se podrá ver en los cines Óscar de Girona.La experiencia de Joel Jaile en la Yukon Artic en la gran pantalla

También quedé 1º de mi categoría y 16º de la general en la Tor de Geants, la considerada la carrera de montaña más dura del mundo (he sido finisher en dos ocasiones más) y 2º en el Ultratrail Annapurna-Dolpo, entre otras cosas.

¿Qué te empujó a correr carreras tan bestias?

He vivido la montaña desde muy pequeño. Me atraía desde que tengo uso de razón y nunca me cansaba de caminar por ella, nunca. En cuanto fui lo bastante independiente, las excursiones fueron a más: pasaba, con algunos amigos, hasta dos semanas seguidas perdido en la naturaleza. Estas fueron mis primeras pequeñas aventuras. Siempre combiné esto con deportes de contacto, como el judo (desde muy pequeño) o el kick boxing (de más mayor, hasta que me centré sólo en las carreras).

A los 22 años me dio por probar la bici de montaña, pero tardé poco en ver que, a mí, lo que en realidad me gustaba, era lo que hacía de niño. Y volví a hacerlo, pero corriendo. De esto hace apenas 8 años.

Empecé a competir en trail haciendo una media maratón, la Olla de Núria, luego una maratón, Vall de Congost, y enseguida pasé a la distancia ultra.

 ¡El salto fue rapidísimo!

Sí, la larga distancia, además de ser lo que mejor se me da, es lo que más me recuerda a aquellas aventuras de juventud, las que me despertaron la pasión por la montaña. Supongo que inconscientemente he buscado esa misma sensación, que, llevada a mi edad y mi preparación, y sumada al gusto por la competición que descubrí en esta segunda etapa, desemboca en el ultra trail. Debe de ser por todo ello por lo que mis favoritas son las carreras más largas, más duras y de autosuficiencia.Joel Jaile sirviéndose de su Anima +

¿Qué te aporta actualmente el Ultra Trail? ¿Cuál es esa sensación? Actualizada, claro…

 Vivir la naturaleza desde dentro, formando parte de su juego, aporta algo difícil de explicar con palabras. Encuentro una fuerza y una inspiración que nunca en ningún otro lugar he sentido. Debe de ser por la pureza del aire, del agua y de cada roca que piso, una pureza de la que he aprendido a ser consciente constantemente. Si además añado a este cuadro el hecho de superarme a mí mismo a través de un esfuerzo desorbitado, la experiencia resulta casi mística.

 Has comentado que tus preferidas son las más extremas y de autosuficiencia. Para estas, el tema logístico debe de ser ya todo un reto.

Es muy complicado. Un pequeño fallo en los preparativos puede convertirse en un fracaso total: el abandono de la carrera o el reto, en el mejor de los casos, y poner en peligro la vida de uno, en el peor. Las carreras en las que cuentas con avituallamientos son algo más sencillas. En las que no, además del material adecuado, que debe de estar muy meditado, has de prever la comida y la hidratación –las sales- intentando reducir el peso al mínimo, pero sin cometer el gravísimo error de hacer corto. Eso sí, sabiendo a priori que, en retos del calibre de los que estamos hablando, vas a dormir y a comer muy poco.

Cada carrera, obviamente pide unos preparativos muy distintos. He hecho travesías por el desierto y he corrido en Alaska a 50º bajo cero: no tiene nada que ver lo que me he llevado a una y a la otra.Joel Jaile prefiere las carreras en condiciones de frío extremas

 Hay cosas que tienes que llevar en todas tus aventuras, como un GPS. Y lo sabemos de buena tinta.

Pues un buen GPS forma parte, ni más ni menos, de esa parte del material que te puede salvar la vida. Es simplemente indispensable, por razones obvias. Balizado o no, cualquier circuito en condiciones extremas exige llevar buen GPS que las soporte, en mi caso el Anima y el Ultra, para garantizar la seguridad.

Pero, además, para muchos retos, la preparación previa del recorrido ya es un gran trabajo. Como sabéis, además de las carreras, tengo varios desafíos personales. Este año serán la Transcatalunya, 350 km que unen todas las capitales catalanas corriendo sin paradas (no se ha hecho nunca antes) y la TransHimalaya, 1200 Km en autosuficiencia atravesando el Himalaya de punta a punta. Diseñar la ruta es algo que de estudiar muy bien porque, en gran parte, de ello depende el éxito del reto. Para hacerlo me sirvo del Land. Es un software muy profesional pero de uso bastante intuitivo, ¡me va de lujo! Actualmente estoy estudiando si pasaré por la zona del Nepal o del Tíbet.

 ¿El del Himalaya será tu objetivo principal en 2016?

En cada uno de los retos y carreras que me propongo salgo a dar el máximo de mí mismo, pero sin duda cruzar el Himalaya es uno de los que más ilusión me hace. Hace tiempo que me lo planteaba, pero como es tan enorme y tan difícil de planear, hasta ahora no había tomado forma real. Lo haré en noviembre. A la dificultad que supone la distancia, los 1200km, y la climatología, hay que sumarle el desnivel: ¡haré pasos de más de 6000 m de desnivel positivo!

En cuanto a las carreras, la que más ganas tengo de correr y hacer bien es la Transpyrenea, 900 km non stop que unirán el océano Atlántico con el mar Mediterráneo atravesando toda la cordillera pirenaica. La del 2016 será la 1ª edición y creo sería muy bonito estar ahí desde su nacimiento, porque es una carrera que promete mucho.

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas de entre todas tus aventuras?

Uf, me es prácticamente imposible elegir uno… En cada carrera o reto he vivido situaciones únicas que me han provocado sentimientos muy distintos. De la Transalpine Run, por ejemplo, guardo un recuerdo increíble. Es una carrera de 8 etapas por parejas. La corrí con un buen amigo y disfruté muchísimo del compañerismo que una prueba así despierta.

Otro ejemplo de muy distinta índole es el que viví en el Ultra Trail de Annapurna. Llegamos a 50º bajo cero y pasé dos noches temblando de frío, a 5500m de altura y rozando la temperatura límite de confort. El día siguiente a la segunda noche era mi cumpleaños, y todo empezó a ir mejor. La satisfacción de haber sobrevivido tras pasarlo tan mal, la de haber llegado a mi límite y haberme superado, fue demencial. Nunca he sentido algo igual.Joel Jaile practicando esquí de montaña con su TwoNav Ultra

Te hemos preguntado por el mejor recuerdo e íbamos a preguntarte por el más duro, ¡pero parece que son el mismo! Está claro que para ser ultra trailrunner hay que estar hecho de “otra pasta”… ¡Muchas gracias, Joel!